Con tan solo una hora de ensayo previo por parte de Tony Iommi, el Riff God, al anticipado evento, BLACK SABBATH hizo estremecerse de nuevo al mundo entero.

Poco había rememorado hasta recientemente el legendario guitarrista creador de los riffs más icónicos y parte de los padres fundadores del Heavy Metal y cualquier subgénero que usted amable lector, guste atribuirles, probablemente esté en lo correcto.

En entrevista para SiriusXM mencionó detalles y por menores de lo que en ese tiempo ni siquiera se podía dimensionar, el aniversario número 35 del Live Aid en el año de 1985, evento insignia del altruismo para combatir la hambruna en el continente Africano.

Un evento de tan grandes repercusiones a nivel global, no podía si no verse coronado por los padres del Heavy Metal, reunidos por primera vez desde 1978, con una hora para ensayar las tres icónicas pistas que conformarían su repertorio, Ozzy Osbourne, Geezer Butler, Bill Ward y el recién llegado Iommi hicieron lo suyo, tres pistas; ‘Children Of The Grave’, ‘Iron Man’ y ‘Paranoid’ clásicos tan trascendentales como la banda misma y que no dudo que a mas de un grupo de metaleros se le llenaron de lágrimas los ojos al presenciar tal acontecimiento, la locura se apoderó de los miles de fans presentes en el estadio John F. Kennedy el julio 13.

Como dato curioso, ese fue el mítico Live Aid en el que Queen se hubiera llevado la noche de no ser por estos seres de las tinieblas cuyo último material de estudio fuese el no tan bien recibido ‘Never Say Die’ publicado en Norteamérica a través de la discográfica Warner Bros. en 1978.

El padre del Heavy Metal al ser cuestionado sobre el remolino de emociones y sentimientos encontrados que era en ese lejano 1985 no pudo más que aceptar que lo que estaba sucediendo superaba la realidad: ‘Fue genial estar con los chicos otra vez. Para ser sincero, fue un poco surrealista porque básicamente había estado trabajando en el estudio. Era algo inusual que vinieramos del estudio y de repente aquí estamos en el escenario frente a toda la gente’.

Continúa su declaración no sin un claro dejo de nostalgia argumentando que se sentían muy poco preparados para el escenario, sin embargo los dividendos fueron favorables para los oriundos de Birmingham: ‘Fue un poco nervioso porque no sabes cómo van a ir las cosas con el equipo y todas las cosas, y no habíamos estado juntos en el escenario durante tanto tiempo’.

‘Tienes que chuparlo y ver qué va a pasar’, apunta Iommi. Ingenuas, húmedas y míticas calles de Birmingham cuanta historia presenciaron de una manera cotidiana, casi desapercibida, pero nunca olvidada.

Black Sabbath nos dijo a todos adiós cerrando el ciclo de lo que fuera una de las carreras más complejas y referente del género que tanto amamos, bajó el telón con un par de espectáculos en su ciudad natal de Birmingham en febrero de 2017, aunque tanto Ozzy como Iommi han expresado su interés para posiblemente reunirse el 2022 para conmemorar los Juegos de la Commonwealth en Birmingham, según medios internacionales. ¿Creen que ocurra este reencuentro? 

Personalmente yo tengo mis reservas, aunque también toda la fe del mundo en que podré tener el honor respirar el mismo aire que mis héroes una vez más. Dado que Sharon Osbourne, esposa de Ozzy es el manager de la banda y aún se encarga de tomar ese tipo de decisiones, por ejemplo la polémica en la que se vio envuelto Bill Ward y por la cual no pudo dar las últimas fechas de Black Sabbath al frente de su instrumento.

LINKS: