El que fuera cantante de Judas Priest durante la ausencia de Rob Halford, Tim “Ripper” Owens, ha respaldado las declaraciones de su ex-compañero K.K. Downing, quien también dejó la banda en 2011, sobre los problemas en el backstage de Judas Priest y el excesivo consumo de alcohol por parte de Glenn Tipton.

«Yo estaba allí. Sé de lo que Ken está hablando. No se está inventando nada. La gente sigue diciendo que todo lo que dice es para promocionar su libro (‘Heavy Duty: Days And Nights In Judas Priest‘) pero no es así. La gente le entrevista y le pregunta por el libro. Él contesta a las preguntas que le están haciendo. Es lo que es. Estaba allí. Vi cómo pasaban cosas, cómo funcionaba todo, incluída la banda. No me quejo de ello, a mí me trataron genial. Pero vi cómo era todo y, por lo que yo viví, sé que él no está mintiendo. De hecho, está diciendo la verdad».