El ex vocalista de Exodus, Rob Dukes, contó que contrajo coronavirus hace varias semanas, dejando al cantante » lo más enfermo que estuvo en su vida». Afortunadamente Dukes se ha recuperado del virus, al igual que el guitarrista de Exodus, Gary Holt, el vocalista de Testament , Chuck Billy y el baterista de Death Angel, Will Carroll. El thrash del Bay Area demostró ser más fuerte que el COVID-19, pero la gravedad de la enfermedad, que Dukes cree que contrajo en un show de Overkill, pesa mucho sobre el cantante.

“Terminé prácticamente en el hospital, pero solo por 12 horas. Y luego estuve en cuarentena durante dos semanas en casa y tomé esteroides y un montón de otras drogas diferentes para tratar de evitar que contrajera neumonía”, dice Dukes al podcast Talking Metal. «Entonces eso fue lo que hice. Me quedé en casa por un par de semanas. Tuve una bronquitis realmente complicada. Estaba tosiendo tanto que me dolía el pecho y se me «rompió» la garganta, estaba tosiendo sangre. No podía dormir, tuve fiebre durante la primera semana. Y luego seguí bebiendo muchísima agua. Y fue realmente difícil poder comer. Pero luego, tan pronto como mejoré, me puse a llorar. Probablemente aumenté 10 libras desde entonces (risas)».

“Lo que hace este COVID-19 es que entra en los pulmones y básicamente sofoca a las personas. Debe ser una forma miserable de morir, porque no poder respirar por completo y estar sin aliento solo caminando 20 pies, o 30 pies, fue jodidamente brutal. He estado enfermo muchas veces, pero este fue lo más enfermo que estuve en mi vida. Fue completamente debilitante «, añadió. (vía Babblermouth).

Te dejamos la entrevista COMPLETA de Rob Dukes en Talking Metal.