Anvil y su «Legal At Last» thrash crudo y de la vieja escuela.

Formada en Toronto en 1978 Anvil es una banda que durante los ochenta supo posicionarse en la cúspide del mundo metalero, gozando de una gran popularidad, sin embargo todos sabemos que las siguientes décadas no fueron las mejores para ellos, lejos de rendirse la banda continuo luchando por su música de manera incansable. Pero, todo cambio en el 2008 cuando la banda publico su documental “The Story of Anvil” (altamente recomendable) el cual, no solo ayudo a recuperar esa atención perdida por parte del publico sino que pudimos ver un rejuvenecimiento en la banda, en cuanto a su trabajo en el estudio.

«Legal at Last» es su decimoctavo disco editado, lo cual no es poca cosa claramente, y lo más increíble es que siguen sonando como en los ochentas, es verdad, la producción y el sonido son mucho más modernos pero la esencia sigue estando y es lo que Steve “Lips” Kudlow  (guitarra y voz) nos había prometido, Thrash and Roll de la vieja escuela.

El álbum comienzo con el track homónimo «Legal at Last» que pudimos escuchar hace un tiempo y nos marcaba la pauta de todo lo que vendría después, un punto para destacar, además de las guitarras, riffs, y doble bombo, es el registro vocal de Steve “Lips” y el trabajo en la producción del mismo, son un soplo de aire fresco para tanto agudo dentro del heavy metal más clásico.

“Nabbed in Nebraska” es la siguiente track, que podría pelear el puesto de mejor canción del disco perfectamente, trabajando las voces de la misma manera y resaltando que las guitarras manejan un ritmo más pausado, la verdadera joya aquí, es el estribillo. Ya en este punto podemos destacar otro acierto en el sonido de los canadienses, y es que tanto en las voces como guitarras apuntaron hacia un sonido que roce más lo grave, generando así esa sensación de contundencia.

Luego tenemos un punto bajo con  “Chemtrails” y “Gasoline”,  la primera tratando de volver aplicar la formula de los dos tracks anteriores, doble bombo y riffs. Ya la segunda intenta generar un ritmo más pausado en la batería sacando riffs mucho más lentos pero agresivos de igual manera.

“I’m Alive” salva esta situación e irrumpe con un riff cañero muy Rock&Roll, que vuelve este disco hacia el camino correcto. Gran trabajo de bajo y batería en conjunto por parte de Chris Robertson y Robb “Robbo” Reiner aquí.

“Talking to the Wall” en lo personal me pareció uno de los tracks mejor resueltos de todo el álbum, gran riff de entrada amalgamado con un estribillo pegadizo, algo que nos muestra como el thrash vieja escuela todavía puede entregar esos elementos cancioneros. además, posiblemente uno de los mejores solos que encontraremos en el álbum.

Sin dejar de lado todo lo que Anvil construyo en este disco  “Glass House” es uno de los temas con menos intensidad, en cuanto las guitarras, distorsión, y trabajo vocal pero compite con el track anterior en cuanto al mejor solo de guitarra, sencillo y directo, logra demostrar la fuerza de la banda desde otro punto de vista a nivel de composición. Esto es algo que no logra “Plastic in Paradise”, que posiblemente si sea un track netamente de relleno.

La recta final se divide en 3 pistas donde  “Bottom Line”, “Food for the Vulture” destacan por hacer su trabajo de la mejor manera, van directo al punto, y buscan generar la mayor cantidad de headbanding posible dentro de los parámetros de Anvil, con guitarras firmes y afiladas.“Said and Done” posiblemente sea la pieza más completa de todo el álbum, destacando el gran trabajo rítmico, que si bien puede parecer pausado, se complementa de manera excelente con el riff principal, un estribillo interesante y sencillo, y un solo de guitarra que no tiene nada que envidiarle a los destacados anteriormente, cerrando con broche de oro este trabajo.

Pero, todavía queda un ultimo bonustrack,  “No Time” despide a los escuchas con toda la agresividad que nos trasmito durante casi una hora el nuevo trabajo de los canadienses eternos de Anvil. 

Este «Legal at Last» es exactamente lo que el Sr.“Lips” le prometió a sus fanáticos, thrash crudo y de la vieja escuela, era lo que la banda buscaba y fue lo que encontró. Aunque, destacan pequeños arreglos o detalles en la producción que sin duda suman mucho cuando hay que sentarse y escuchar. Esperamos que Anvil continué por este camino, destacando sus riffs agresivos, que siguen trasmitiendo esa esencia ochentera en el 2020 y una gran labor en los parches por parte de Robb “Robbo” Reiner, y la sorpresa para mi, el gran trabajo vocal de Steve.

No es el mejor disco del año en el mundo del thrash metal pero probablemente sea uno de los mejores dentro de la discográfica de Anvil.

Por: Maximiliano Gadea

1. Legal at Last
2. Nabbed in Nebraska
3. Chemtrails
4. Gasoline
5. I’m Alive
6. Taking to the Wall
7. Glass House
8. Plastic in Paradise
9. Bottom Line
10. Food for the Vulture
11. When All’s Been Said and       Done
12. No Time

 

 

Facebook : Anvil

País: Canadá

Genero: thrash/ heavy metal  

Sello: AFM Records

Puntuación: 7,5/10