Una propiedad que alguna vez perteneció al baterista de Metallica, Lars Ulrich, recientemente obtuvo un alto precio en el mercado inmobiliario.

Según Mercury News, la residencia se vendió por u$d 10.3 millones.

Como se puede ver en la galería de Mercury News, es una hermosa casa de 4000 cuadrados en Tiburon, en el condado de Marin, que domina la bahía desde San Francisco. La residencia se encuentra en un lote de 6000 metros cuadrados y viene con muchas comodidades que han hecho que la casa sea única para el baterista.

Entre las fotos que se muestran hay un área de bar con la serpiente enroscada del álbum homónimo «Black» colgado en una pared cercana. También hay un espacio de grabación para Ulrich y el músico también tiene una cancha de baloncesto cubierta.

La casa tiene seis habitaciones, nueve baños, una piscina, una sauna, un acuario y varias otras comodidades. Los registros públicos enumeran a Ulrich como propietario anterior de la propiedad, que ahora se encuentra bajo un fideicomiso.

Ulrich estará ocupado cuando Metallica regrese a las giras. Las cosas comienzan con un espectáculo benéfico del 28 de marzo All Within My Hands en San Francisco antes de que el grupo se aventure a Sudamérica en abril. También tienen cinco apariciones en festivales de EE. UU. EpicenterWelcome to RockvilleSonic TempleLouder Than LifeAftershock donde realizarán múltiples sets durante los fines de semana.