Una jornada de cabeceo intenso se vivió en el Teatro Coliseo.

 

Memorable jornada se vivió el pasado sábado 22 de junio junto a los americanos Suffocation y Atheist, en conjunto con un puñado de las mejores bandas de metal chileno.

 

Atheist-Suffocation
Inanna-Diabolical Messiah- Genghis Khan-Evil Hatred-Unbowel
Sábado 22 de junio del 2019
Teatro Coliseo, Santiago. Atheist-Suffocation

 

 

El Teatro Coliseo en pleno centro de Santiago, fue el punto de congregación de los eternos seguidores de la escena metalera de la ciudad, con una antesala nacional que precalentó el ambiente con una descarga de potencia, gritos descontrol. A las 17 hrs inician los experimentados Unbowel, formados en el año 1991 en Santiago, y con presentaciones a lo largo del país, exponen a los primeros asistentes su brutal y tradicional Death Metal chileno.

 

Seguidamente Evil Hatred, formados en el 2017, con integrantes delos disueltos Thy Serpent’s Cult, se encarga de mantener la energía en el escenario exponiendo un Death Metal noventero, cargado de agresividad y con instrumentos y voz gutural muy bien complementados.

 

Genghis Khan, formados en el año 1991 en Vallenar, con una influencia diversificada de bandas como Iron Maiden, Black Sabbath, Carcass, Napalm Death,etc; continúan la jornada con un estilo melódico y neo-clásico contrastado con ritmos cambiantes que mantiene al publico , entretenido y expectante por lo que se viene el resto de la noche.

 

Para continuar, sigue, desde Rancagua, Diabolical Messiah, formados en 1999, con un oscuro y blasfemo a morir, Death Metal, y que sin duda se han posicionado entre las mejores bandas de metal extremo nacional , con un estilo de bandas como Morbid Angel o Incantation, descargan su furia blasfema a los presentes, manteniendolos cabeceando y disfrutando de la tan esperada noche.

 

Inanna, quienes pasan a ser la última de las bandas nacionales, antesala al plato fuerte de la noche; con su Death Metal, se muestran como una banda de estructuras complejas, sin formas predeterminadas, casi rompiendo el molde, pero sin nunca salirse de los respetables cánones del género a lo largo de la historia del metal extremo. Cor ciertos detalles en el sonido, al principio de su presentación, Inanna consiguió satisfacer los oídos de los amantes del género con un estilo demoledor pero bien definido al mismo tiempo.

 

Como se le prometió al publico, alrededor de las 21:30 hrs, Suffocation desploma toda la agresividad de los riffs, el groove incansable en la batería y los potentes guturales de Ricky Myers. Los fans enloquecieron con el poder de la banda como si fuera la primera vez, a pesar de que Suffocation ha visitado Chile en más de una oportunidad, y, aunque al final del tema “Funeral Inception” el sonido falló notablemente,  los asistentes no pararon de moshear y cabecear al ritmo de los americanos. Interpretando temas como Cataclysmic Purification”, “Clarity Through Deprivation”, “Effigy of the Forgotten”, “Pierced From Within”, “Catatonia” y cerrando con la tan ansiada “Infecting the Crypts”. La agrupación sacudió las paredes del recinto e hizo delirar a los presentes con la descarga de su Brutal Death Metal, dejandolos con ganas de muchos temas más y con una energía prácticamente incontenible, durante la casi media hora de preparación del escenario.

 

23:00 hrs y Atheist se hace presente por primera vez en una tarima chilena, trayendo consigo una energía de varias sensaciones auditivas, con su repertorio experimental, que mezcla distintos estilos en una sola banda, entre Death Metal Progresivo y Trash Metal pasando incluso por tintes de Jazz Fusión. Entre los ruidosos riffs e impecables solos, un bajo siempre como protagonista y, aunado a la voz del fundador Kelly Schaeffer, los estadounidenses hipnotizan al público con el cambiante estilo de su presentación que pasa por temas como: Second to Sun”, “Your Life’s Retribution”, “Samba Briza”, “Unquestionable Presence”, “An Incarnations Dream”, “Faux King Christ” y cerrando con “Piece of Time”, el ambiente entrañable de camaradería y la energía del pogo, embarga al público siempre cantando y coreando a todo pulmón, completamente satisfecho del espectáculo presenciado.

 

Tanto las bandas nacionales como los titanes del metal extremo Suffocation y Atheist, satisfacieron los oidos de los asistentes y cumplieron con las espectativas y la promesa de la genialidad del evento. Muy a pesar de ciertos detalles técnicos que escapan de lo planificado, el Santiago Metal Festival II, fue definitivamente un evento digno de recordar por el poder, la potencia y la densidad de las presentaciones.

 

Texto: Oriana Cardozo
Fotografía: CQPhotographer