Durante una conversación con Guitar World, el bajista de Greta Van Fleet, Sam Kiszka, habló sobre el estado actual del rock y el ascenso de su banda a la fama a una edad bastante temprana.

Cuando el entrevistador dijo: «La gente parece estar obsesionada con tu edad, pero los Beatles, Black Sabbath y Led Zeppelin eran relativamente jóvenes cuando hicieron discos que cambiaron el juego», el músico respondió:

«El factor joven es una novedad. No es en lo que nos enfocamos. Es genial que la gente piense que tenemos un sonido maduro».

GW: Parece que hay algo caballeroso en tu música.

«Caballerosidad. Me gusta eso. En estos días, no hay mucho rock que se quede atorado en tu cabeza. La expresión del rock ‘n’ roll últimamente es que la gente está triste o enojada. ¿Por qué no podemos estar felices con el rock? Piensa en finales de los 60: Jimi Hendrix y Crosby, Stills y Nash. Podemos tener una perspectiva positiva sobre esto, ¿no? La gente necesita comenzar a mirar lo bueno, porque necesitamos eso mucho más que nunca.»

GW: ¿Cómo ha sido ser tan famoso en tan poco tiempo?

«Lo que nos pasó no es común en absoluto, especialmente en la industria de la música. Es sorprendente que tanta gente pueda participar en lo que estamos haciendo. Es genial poder hacer música que impulsE un nuevo movimiento, y es genial ser la banda que lo cataliza».

GW: ¿Es extraño tener expectativas tan grandes a una edad tan joven?

«Pasamos de una casa unifamiliar en medio de la nada, a nunca estar en casa y vivir en autobuses turísticos, Airbnbs, hoteles y estudios. No hay tiempo para estar en casa, nunca. Hay tanto que hacer. Simplemente no hay suficientes horas en el día. Es mucha presión, pero es muy divertido».