💥🎂💥 Un día como hoy 28 de junio, pero de 1973, nacía en la ciudad de Øyer, Noruega Kjetil-Vidar Haraldstad, mejor conocido como «Frost» baterista de la legendaria banda noruega de Black Metal Satyricon.🔥🔥

Frost comenzó a tocar la batería en su adolescencia, influenciado por bandas como VenomHellhammerCeltic FrostBathory y Slayer. En 1993 fue contratado por Satyr Lemarchand, de la banda Satyricon, para que tocara la batería en la grabación del demo «The Forest Is My Throne». Tras la publicación del demo, Frost se convirtió en miembro oficial y en otoño de ese año, Satyricon comenzó la grabación de su primer álbum de larga duración, «Dark Medieval Times». Durante aquellas semanas, el guitarrista Lemarchand abandonó la banda para unirse a Ulver, dejando a Satyr y a Frost como únicos miembros de la banda.

 

Aparte de Satyricon, Frost también participa actualmente en la también banda noruega de Black Metal 1349.

Frost en su momento formó parte de bandas reconocidas dentro del Black Metal como:
Gorgoroth, en la cual participó como baterista fijo en el álbum «Antichrist» de 1996 y como baterista de sesión en el álbum «Ad Majorem Sathanas Gloriam».
Keepm Of Kalessin, en el EP «Reclaim» del 2003; y también fue baterista en Zyklon B.

Como músico de sesión tocó en Gehenna, Furze, Ov Hell, en esta última en compañía de Shagrath de Dimmu Borgir y King de Gorgoroth.

En una entrevista hecha por la página scienceofnoise.com le preguntaron:

El año pasado hicisteis una gira especial de homenaje a Nemesis Divina. Pienso que a día de hoy estáis musicalmente bastante lejos de esa época, y la prueba es que soléis tocar un solo tema de ese disco en vuestros conciertos («Mother North»). ¿Cómo te sentiste en esa gira? ¿Te vinieron a la cabeza algunos recuerdos especiales?

«Sí, trajo algunos recuerdos, lo que es bastante interesante. Hay muchas partes y muchas escenas de ese álbum que prácticamente habíamos olvidado por completo, así que tuvimos que volver a aprenderlas nuevamente. Y algunas de ellas fueron bastante complicadas de descifrar y averiguar, así que tuvimos que recuperar las viejas cintas de los másters, escuchar cada instrumento varias veces y descubrir qué es lo que está grabado ahí, cosa que en algunos momentos fué bastante duro, ya que sencillamente no nos acordábamos de nada. (risas)

Así que nos metimos mucho en el disco otra vez y de golpe empezamos a recordar cosas que habíamos olvidado hacía tiempo. Nos empezamos a sentir y a funcionar de una manera parecida a lo que lo hacíamos veinte años atrás, cuando estas canciones fueron creadas. Para lo bueno y para lo malo, de hecho, ya que hubo sorpresas positivas y negativas en este sentido. Lo que nos gustó especialmente es que llegamos a sentir mucha de esa energía salvaje, cruda y juvenil que tiene Nemesis Divina, así que hacer esto durante un tiempo, tocar de nuevo todos esos temas en directo, estuvo bien, fué fascinante y diferente. Pero me alegro de que lo hiciéramos solo durante un periodo corto. Dimos solo unos pocos conciertos de aniversario donde tocamos el álbum al completo y ya está. Habría sido muy extraño hacerlo durante mucho tiempo, girar con ese set o dedicarle mucha atención. Pero pienso que hacer esos shows estuvo bastante bien, y creo que nuestros fans también lo apreciaron.»

En otra entrevista con rockombia.com comentó:

«Los dos contribuimos. Satyr es el cerebro y principal compositor en Satyricon. En mi opinión es todo un genio en lo que a creación se refiere. Yo me encargo de respaldar sus composiciones en la medida de lo posible. Si tienes a un Beethoven en tu banda tratas al máximo de no interferir en sus composiciones. Mi participación se lleva a cabo en orden a perfeccionar la música escrita y conseguir buenos resultados. Ese es mi rol en este grupo, si puedo perfeccionar las canciones contribuiré a ello. No siempre el énfasis se hace en la batería, también se puede abrir campo a depurar otros instrumentos como por ejemplo la guitarra, las vocales u otros elementos. En nuestros primeros días yo tocaba bastante en los discos sin importarme demasiado la participación de otros instrumentos, sin embargo hoy es algo que me atañe y preocupa. La comunicación con Satyr es fundamental en orden a que el ensamble musical y nuestros roles encajen en las pretensiones musicales del grupo.»

Nota por: Februus Fenrael