La segunda y última parte sobre los estudios psicológicos realizados sobre la música metalera y sus oyentes.

La inspiración para esta nota me llegó cuando por azar (o sea, el algoritmo de YouTube) me apareció el siguiente vídeo en mi página de inicio:

Desafortunadamente, el vídeo no tiene subtítulos en español pero, en pocas palabras, explica los beneficios que se descubrieron en la población que le gusta el metal. Esto, me llevó a googlear el tema y descubrí que hay más estudios de lo que creía.

Te recomiendo leer la primera parte de este especial:  El Heavy metal y la psicología de sus fans – Primera parte en el explicó como empezaron los estudios de psicología relacionados con el metal a finales de los ochentas y los prejuicios con los que fueron realizados.

En esta ocasión, expondré estudios más recientes sobre el tema. Posteriormente, explicaré las conclusiones, muy similares, a los que todos estos llegaron.

  1. Estudio publicado en : Frontiers in human neuroscience de Leah Sharman y la Dra. Genevieve Dingle estudiaron a 39 oyentes habituales de música extrema entre las edades de 18 y 34. Los participantes fueron monitoreados después de una inducción de ira de 16 minutos donde cada individuo describió temas que podrían instigar sentimientos de irritación. como relaciones, dinero o trabajo. Luego pasaron 10 minutos adicionales escuchando canciones de su elección y luego experimentaron 10 minutos de silencio total.
  2. Tres décadas después: las experiencias de vida y el funcionamiento de las groupies, músicos y fanáticos del heavy metal de los ochenta en su mediana edad. Estudio publicado en: Self and Identity de Tasha R. Howe, Christopher L. Aberson, Howard S. Friedman, Sarah E. Murphy, Esperanza Alcazar, Edwin J. Vazquez y Rebekah Becker. Examinaron groupies, músicos y fanáticos del heavy metal de la década de 1980 en la mediana edad, utilizando Facebook. Las encuestas en línea evaluaron las experiencias adversas de la niñez, la personalidad, el apego de los adultos y el funcionamiento pasado y actual de 377 participantes.
  3. La psicología social del heavy metal y la música rock: investigación sobre metaleros. Publicado en Cognition today de Aditya Shukla.
  4. Tesis de maestría: Intensidad musical en la regulación del afecto: Descubriendo la esperanza y la resiliencia a través de la música pesada. de Diana C. Hereld. Esta tesis analiza la naturaleza del impacto de la música en la identidad, la subjetividad y el yo. Para comprender mejor el papel de la música en promover esperanza y resiliencia. Señala cómo la música pesada, intensa y altamente emotiva, aplicada sobre distintas prácticas de escucha, impacta la regulación del afecto y los impulsos auto-destructivos en personas que sufren de trauma, enfermedad mental o comportamiento auto-destructivo.
  5. Procesamiento implícito de imágenes violentas entre fanáticos y no fanáticos de la música con temas violentos de Yanan Sun, Xuejing Lu, Mark Williams y William Forde Thompson. Treinta y dos (24 hombres y 8 mujeres) auto-declarados fans del death metal o heavy metal y 48 (mitad hombres, mitad mujeres) no fanáticos, participaron en el estudio. Los participantes fueron estudiantes de la Universidad Macquarie con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años.

*BONUS: Encuesta en Vice: Los metaleros tienen menos probabilidades de engañar a sus parejas. 

*BONUS 2: Un interesante estudio  de Lisa Grossman sobre física-química-música, mostró que las personas en un mosh-pit se comportan como moléculas de un gas. Donde el acto de chocar entre sí de forma pseudo-aleatoria se asemeja a la estructura matemática de las moléculas de un gas.

Todos los estudios anteriores llegaron a conclusiones similares, el metal (y todas sus variantes) es benéfico para la salud física, mental y emocional de sus fans. A continuación, nombraré los resultados más comunes:

  • Te hace sentir que eres parte de una comunidad:
    En general, esto es consistente con la descripción de los fanáticos del heavy metal como habitantes de una subcultura de alienación, lo que se traduce en oposición a la autoridad y a la sociedad en general. Es posible, por ejemplo, que pueda evocar imágenes relacionadas que son inherentemente antiautoritarias o signos de rebelión contra la cultura dominante.
  • Te hace más propenso a explorar cosas nuevas:
    Los fanáticos del heavy metal, tienden a estar más abiertos a nuevas experiencias.
  • Podría hacerte menos violento:
    Escuchar metal en realidad reduce la sensibilidad de un individuo a la violencia. El estudio también mostró que los fanáticos a largo plazo eran generalmente más felices en su juventud y se adaptaban mejor a la mediana edad que los no metaleros. Los resultados sugieren que la música «extrema» podría utilizarse como un medio eficaz para regular las emociones negativas como la ira.
  • Puede hacerte más escéptico:
    Cuando los medios de comunicación u otras autoridades afirmaban que el heavy metal hace que los fans sean más violentos o deprimidos, etc. los metaleros pueden desarrollar sus habilidades de investigación explorando esas afirmaciones, las cuales ellos mismos saben que no son precisamente ciertas. Lo que desarrolla el pensamiento científico, fomenta la comprensión de las falacias lógicas, investiga problemas de diseño y gana una apreciación de los sesgos.
  • El Heavy metal reduce el estrés y mejora su bienestar general:
    Descubrimos que la música regulaba la tristeza y mejoraba las emociones positivas. Cuando experimentan ira, a los fanáticos les gustaba escuchar música que pudiera igualar su ira. Se encontró que los fans metaleros escuchan música para sentirse más activos e inspirados, para regular la tristeza y potenciar las emociones positivas.
  • Ayuda a superar eventos traumáticos:
    Ayuda a regular emociones, superar los pensamientos suicidas y ocupar el entorno sensorial. Las formas «extremas» de música dan a las personas un sentido de identidad y apoyo comunitario compartido (death metal, doom metal) si están predispuestos a resultados negativos. Por ejemplo, si alguien ya está experimentando realidades complicadas (problemas de supervivencia, auto-lesiones, abuso), los temas subyacentes en el metal que resuenan con esas realidades brindan una sensación de alivio a estas personas.

Para concluir este especial, me gustaría agregar que la música, además de ser una forma de expresión, es parte fundamental de nuestras vidas y nos acompaña (casi literalmente) a todos lados. Por ello, me fue muy interesante descubrir todos los puntos mencionados arriba sobre como impacta a nuestros cerebros y comportamientos. Quien diría que hasta somos los menos probables en tener algún amorío y reafirma cosas que en el fondo, nosotros siempre supimos, somos una comunidad leal y unida, siempre a la expectativa de como nos sorprenden nuestras bandas favoritas con nueva música y líricos que nos mantienen amando nuestra música favorita.