Headbangers Latinoamérica se puso en contacto con Martín Méndez, bajista de Opeth para hablar un poco de su pasado, sus comienzos y sus futuros proyectos.

Opeth es una de las bandas más reconocidas del viejo continente, guste más o guste menos, la impronta que trae Mikael Åkerfeldt y sus compañeros sin dudas ha dejado huella en el mundo de la música extrema. Pero este quinteto de Estocolmo ha superado las barreras que este género podía poner, incursionando en nuevos estilos y vertientes más experimentales.

Poco más hay que agregar, en sus 3 décadas de existencia Opeth ha marcado no solo el metal, sino que ha desarrollado un estilo totalmente único y reconocible.

Martín Méndez es uno de los miembros más longevos de la banda, formando parte de ella desde 1997. Martín no es sueco, su nacionalidad es Uruguaya, por lo que muy joven decide emprender su viaje hacia Europa buscando oportunidades en la música, le preguntamos que sentimientos y experiencias recuerda de aquella época.

Martín Méndez:«Hola, y antes que nada gracias por darme la oportunidad de estar acá. Sin duda fue toda una experiencia haberme ido hacia la otra punta del mundo. Y solo para intentar dedicarme a la música. Al metal para ser más concretos… Y estoy muy contento y orgulloso de haber tenido la oportunidad de haber hecho todo lo que he hecho y de seguir haciendo música gracias a aquel sueño de pibe al que me atreví a darle una oportunidad en su momento. Los cambios a otro sitio, lejos de tu familia y de tu gente, no son fáciles. Yo tenía 17 años cuando llegué a Estocolmo. Pero tenía una meta y fui persistente, y eso me ayudó sin duda. Era una época distinta a la de ahora, hablando solamente 24 años atrás. Todavía estaba el boom del black metal. Toque en un par de bandas de black antes de entrar en Opeth.» 

Al momento de la llegada de Martín la banda se encontraba en el proceso de entrar a grabar “still life”.

HB:  ¿Cómo fue la primera experiencia al grabar “still life”, adaptarse a la dinámica del trabajo de grabación de Opeth? ¿Y un poco en retrospectiva que destaca de aquella época?

MM: «Fue un momento importante… un gran recuerdo sin duda. Mi primer disco grabado profesionalmente. Estuvimos dos meses encerrados en los estudios “Maestro” en Gotemburgo. En esa época no ensayábamos antes de entrar al estudio. Prácticamente no había casi escuchado lo que iba a grabar. Muchas cosas se terminaban de escribir y pulir en el estudio mismo. La verdad que la adaptación para grabar con el grupo fue muy rápida,  y yo fui bastante rápido grabando el bajo me acuerdo.  A pesar del poco tiempo que teníamos tocando juntos encajé muy bien en el estilo del grupo. Recuerdo que tenía muchas ganas de grabar y tocar con ellos. Hasta entonces solo habíamos hecho 3 conciertos solamente. Y ya hacía por lo menos un año que estaba dentro del grupo. Fue la primera vez que grababa con un bajo ciego, en la canción “Face of Melinda”. Un disco que tiene un rincón bastante especial en mi corazón. Un debut en mi carrera… Fue un momento de esos en el que uno se sentía inmortal por decirlo de alguna manera. Con 19 años, tocando en uno de los grupos que más me gustaba, en un estudio de grabación como el que nunca había visto hasta entonces, eran impresiones fuertes. Por lo menos para mi viniendo de donde venía. Habiendo luchado y dejado atrás cosas importantes en mi vida para poder vivir lo que estaba viviendo. No se, me gusta agradecerle a la vida por estas cosas. Yo siempre creyendo en lo que yo hacía, en lo que sabía hacer.  No soy una persona con el autoestima súper alto, pero en ese momento lo tenía más alto que nunca. Era necesario. Y eso me ayudó mucho a que me tuvieran confianza en lo que hacía y encajar en la dinámica musical y del grupo. .»

HB: Canción favorita de este álbum (“Still Life”) y ¿Por qué?

MM: «De verdad que me gusta el álbum entero… pero «Face of Melinda» es una de mis canciones favoritas. Me atrae mucho el sonido influenciado al jazz y el final épico con las melodías de voces y guitarra que tiene me encantan. Una de esas canciones que me gusta mucho tocar en directo…»

HB: ¿Antes de hablar un poco de lo más reciente de Opeth, crees que la banda implantó un estilo único a lo largo de estos años? Podrías decir que marcaron el camino hacia una nueva ramificación dentro del metal en general.

MM: «Yo creo que si.. que Opeth tiene su propio sello.. y eso es un mérito en la música muy grande a mi entender. Pero esta es mi opinión, y con cero intención de arrogancia. Pero es lo que creo. Durante todos estos años hemos hecho diversos festivales y giras en las que ves y escuchas muchas bandas.. y la verdad es que nunca he visto un grupo que toque o suene como nosotros. Y con esto no estoy diciendo que seamos mejores o peores ni nada por el estilo, solamente que nuestro estilo es original con un sello único.»

También quisimos conversar un poco sobre los cambios dentro de su sonido y las próximas direcciones que podrán tomar.

HB: ¿Cómo ha sido el cambio y evolución de estos últimos trabajos hacia algo más dentro del rock progresivo?

MM: «Bueno, el cambio tampoco es tan cercano. Hace ya unos diez años que hemos dado ese paso. Para mi cada cambio, cada paso y cada decisión tomada en este grupo ha sido muy natural de seguir. Y la verdad es que si ha habido un cambio a la hora de componer y grabar nuevos discos. Pero a la hora de tocar en vivo, de salir de giras, que es lo que más hacemos con diferencia en el grupo, seguimos tocando temas antiguos. Normalmente incluyendo temas desde el tercer disco “ My arms your hearse “ hasta el más reciente. Así que para mi nunca dejamos de lado la parte más pesada de la banda. Y a la hora de grabar nuevos discos se me hace mucho más atractivo como bajista de tomar nuevos retos, de experimentar en territorios musicales menos habituales a los que acostumbramos. Así que me siento más que cómodo en la línea que hemos evolucionado.» 

HB: ¿Crees que en un futuro podrán volver a ese sonido más orientado hacia el metal extremo, o buscarán expandir aún más los horizontes de Opeth?

MM: «Difícil lo veo, pero al mismo tiempo no tengo ni idea de que vendrá. Nunca se sabe en realidad.»

 

Recientemente Martín acaba de estrenar hace poco tiempo uno nuevo proyecto personal, llamado «White Stones» 

HB: ¿Qué nos puedes contar de la actualidad y futuro de White Stones?

MM: «Bueno, al haber salido a la luz justo cuando comenzó todo lo de la pandemia, el confinamiento.  No hemos podido hacer mucha cosa. Los conciertos que habían tenido en mente de hacer obviamente se han cancelado. Lo bueno es que todo este tiempo en casa me ha dado tiempo a empezar a componer para el próximo disco. Y ya tengo bastante material con el que estoy muy contento. Así que mi idea es comenzar a grabarlo a finales de año.» 

HB: ¿Hablando un poco White Stones crees que el cambio de sonido de Opeth inspiró un poco a la producción de “Kuarahy” por el hecho de volver a componer y tocar música más enfocada al death metal?

MM: «No, esto es cosa mía y no tiene que ver con Opeth. Yo escucho mucha más música “no metal” que metal por decirlo así. No es algo que extrañaba o echaba de menos tocar… Es lo que me salió para este proyecto, me encanta el death metal. Siempre fue así. Como me encanta el jazz, el tango o el blues… No puedo negar influencias que tenga de Opeth. Llevo tocando 23 años en el grupo, y es uno de mis favoritos de escuchar del estilo. Pero el tipo de sonido que tiene «Kuarahy» es un sonido que siempre me gusta. Lo de ponerle poca distorsión a las guitarras por ej., que suenen más crudas. Siempre me gustó eso. Tanto return to forever con Al di Meola, o alguna guitarra que sonaba en Piazzolla… o Peter Green, o mil cosas más que me han influenciado, me dan pie a hacer estas cosas. Yo lo siento así por lo menos y le doy la vuelta al death metal en este caso. Aparte de que nunca me gustó el clásico sonido de metal con triggers en la batería y una muralla de distorsión en las guitarras. Para mí se pierde la dinámica, la claridad y la crudeza en la música con estas nuevas producciones. Al igual que la edición que se acostumbra hacer… «Kuarahy» no está editado, lo que tocamos es lo que se escucha. Prefiero dejar pequeños fallos a tener una mezcla robótica y prácticamente sin alma…»

Para cerrar Martín dejo un mensaje y saludo para todos sus seguidores en Latinoamericano.

MM: «Mil gracias por todo el apoyo, y espero que pronto todo vuelva un poco a su sitio… así a finales de abril y principios de mayo del año que viene podremos estar de gira por Sudamérica con Opeth y pasar un buen rato con todos los hermanos latinoamericanos amantes del metal progresivo… ! «

El equipo de Headbangers Latinoamérica agradece eternamente a Martín por este tiempo y esperamos con ansias tenerlos nuevamente por este lado del mundo para que demuestren lo que solo ellos saben hacer.


Links: 

Facebook: Opeth / White Stones

instagram: Opeth / White Stones

Spotify: Opeth / White Stones

Web oficial: Opeth / White Stones