A lo largo de los años y de la historia del rock es mucho lo que se ha escrito sobre lo que fue, lo que es y lo que debería ser este género, este movimiento musical/cultural, de hecho una de las diatribas mas enconadas sobretodo en los países de habla hispana es la del idioma ¿cuál es o cual debe ser el idioma del rock?.

Así las cosas, a comienzos de la década de los 80´s, comenzó a gestarse un movimiento de bandas tanto en el viejo como en el nuevo continente que (contrariamente a lo que muchos defendían y siguen defendiendo), se empeñaron en hacer rock pesado en castellano, desarrollando líricas de contenido social, muchas veces transgresoras y otras de simple diversión calando muy hondo en un sector importante de la población amante de la música dura, convirtiéndose en símbolos de identidad, rebeldía pero sobretodo de autenticidad, desarrollando una legión de seguidores nada desdeñable con un sentido de pertenencia único.

Una de estas bandas fue precisamente Barón Rojo (España), formada por los hermanos Armando y Carlos de Castro (Guitarras/Voces), José Luis Campuzano “Sherpa” (Bajo/Voz) y Hermes Calabria (Batería), más el aporte lírico de Carolina Cortéz.

Esta agrupación floreció en un momento muy particular (el auge de lo que se llamó “La Nueva Ola del Heavy Metal Britanico”, que impulsaba el genero a nivel mundial) pero además tenia (y mantuvo a lo largo de los años) los méritos suficientes para codearse con cualquiera de “las bandas grandes”, de hecho llegaron a tocar en el mítico Marquee de Londres y tuvieron de invitados nada mas y nada menos que a Bruce Dickinson (Iron Maiden).

Discos como “Volumen Brutal”, “Metalmorfosis» “Larga Vida al Rock n Roll”; canciones como “Resistiré”, “Los Rockeros van al Infierno”, “Siempre estas Allí”, “Cuerdas de Acero” (entre otros), se transformaron en obras emblemáticas e imprescindibles, clásicos indiscutidos de la historia del rock en el idioma de cervantes.

Por supuesto el camino de toda banda que irrumpe, deslumbra y marca un antes y un después tiene sus bemoles, la mítica formación primigenia de esta banda, sinónimo de hermandad y lealtad se rompería de forma un tanto amarga en 1989, dejando a los hermanos De Castro al mando absoluto de los controles de vuelo así como del legado de la banda que ya era considerada una leyenda viviente; continuando de manera incansable e irreductible a lo largo de los años subsiguientes.

Si bien ambas partes se mantuvieron reacias y esquivas a la posibilidad de darle vida nuevamente a la formación primigenia del Barón, el 2009 trajo lo que parecía imposible, la reunión del cuarteto original y una gira de “reencuentro”, como es lógico, muchos soñaron con que toda la mala onda era cosa del pasado y se ilusionaron un nuevo disco pero en el 2011 ese sueño se despedazó, dejando las cosas si se quiere peor que en 1989.

Solemos creer que el rock es para siempre y que ello incluye no solo a la música sino a sus ejecutantes, sin embargo la realidad es otra, para todos el tiempo sigue su marcha inexorable y hoy a casi 4 décadas de su fundación Barón Rojo deciden apagar los motores dignamente, no sin antes hacer un último vuelo y descargar toda su energía para el mundo.

​Por supuesto un “adiós para siempre” es difícil de asimilar para cualquiera pero en palabras de los hermanos De Castro “Creemos que es mejor acabar cuando todavía estamos en plenitud de facultades y no esperar a languidecer y que la gente te vea más como una vieja gloria que como otra cosa”. La fiesta final, el concierto que marcará el cierre definitivo de esta leyenda tendrá lugar en Madrid a finales del 2020, con una superproducción que será registrada en audio y vídeo, la cual contará con una serie de artistas invitados dentro de los que se cuentan Graham Bonnet y Doro Pesch, además de ex integrantes de Barón Rojo.

A todo esto cabe la pregunta ¿estarán presentes Hermes Calabria y José Luis Campuzano “Sherpa”? (quienes se encuentran de gira con una banda llamada “Los Barones”), los hermanos De Castro no tienen (hasta ahora), la intención de que participen de este “último vuelo”, en palabras del guitarrista Armando de Castroes algo que debería haber sido posible, pero creo que ha habido quien se ha encargado de poner todas las astillas en la rueda para que no ocurra”

​En Argentina, tendremos la oportunidad de ver por última vez a esta leyenda absoluta del rock en nuestro idioma el día viernes 17 de abril en el Teatro Vorterix, acompañado por los nacionales Constante Tensión, Batan y Turu Paredes de la mano de Stargate Producciones.

No queda sino decir gracias, vivir con la nostalgia y cantar a todo pulmón no habrá final/no habrá final/porque yo sé/ que siempre estas allí/…”

 ¡Hasta siempre Barón Rojo!.

¡Barón Rojo, el último vuelo en Argentina!, Viernes 17 de Abril, 18 hs en  Teatro Vorterix– Av. Federico Lacroze 3455. Entradas a la venta a finales de Febrero a través de Sistema All Access
Bandas Invitadas:  Constante Tensión / Batán / Turu Paredes

Links:
Facebook Bandas: Barón Rojo / Constante Tensión / Batán / Turu Paredes
Facebook del Evento: Barón Rojo, el último vuelo en Argentina
Producción: StarGate Productions
Prensa: Gaby Sisti Press