Por suerte el diagnóstico al cantante de Poison lo han detectado a tiempo.

El líder de Poison, Bret Michaels, ha revelado que está a punto de someterse a dos cirugías: una para reparar un hombro roto y otra para extirpar un cáncer de piel.

Michaels ofreció una actualización sobre su salud a través de un mensaje en su sitio web oficial . Él escribió: «Me ha llamado la atención que me he roto el manguito rotador del hombro derecho, lo ue debería ser una lesión simple, ahora parecía algo extraño  por qué me percaté que se está saliendo un bulto o hueso de mi hombro derecho. Pues resulta un poco más complejo el asunto ya que, también tendré que someterme a un procedimiento para extirpar el cáncer de piel que se detectó después de una biopsia reciente«.

Continuó: «Estoy en manos de increíbles especialistas que son positivos para obtener excelentes resultados. Puede retrasarme un poco al comienzo del año, pero si Dios quiere, prometo que este año será increíble. Tendré menos exposiciones individuales y eventos especiales hasta que tenga todo esto en orden

Bret Michaels, anunció también que, va a sacar su autobipgrafía a principios de 2020. Con el nombre ‘Bret Michaels: Pictures and Stories Vol. 1’, abordará varios aspectos de su carrera y su vida personal. Y es parte de los planes que tiene para este año 2.020, que incluyen además un regreso a las pistas con Poison, con giras y seguramente nuevo material.

El rockero de 56 años, que es padre de dos hijas, es un diabético juvenil tipo 1 de por vida. El artista explicó que padece esta condición desde que tiene seis años: “La diabetes es una enfermedad muy complicada. Cuando eres diabético, hay un balance diario. El páncreas ya no secreta la cantidad de insulina que necesita para cubrir la ingesta de alimentos, su ingesta de carbohidratos. Esta es una enfermedad incurable. Lo tratas con medicamentos y haciendo lo correcto para mantenerte saludable”.

Cuando fue diagnosticado, el cantante tenía niveles “increíblemente altos” de azúcar en su sangre; sin embargo, ni él ni sus padres lo supieron hasta que fue hospitalizado. En ese momento, estaba entrando severamente en cetoacidosis, mi cuerpo en ese momento estaba empezando a apagarse, recuerda. “Sólo quería ser un niño normal”, expresó.

Desde su infancia, el rockero debe inyectarse insulina diariamente. “Recuerdo que una vez tuve un nivel bajo de azúcar en la sangre y me desmayé”, señaló respecto a su experiencia en un colegio en Pensilvania en donde creían que la diabetes de Michaelspodía ser contagiosa”.

A pesar que no ha sido fácil convivir con esta enfermedad desde tan pequeño, admitió que ayudó a sus padres a enseñarle a tener un carácter más fuerte y no tener autocompasión, lo que desencadenó su búsqueda para expresarse en la música.

Otras personas querrían hablar sobre sus problemas. Yo los puse en la música y me ayudó a lidiar con lo que estaba pasando en la vida, dijo y aseguró que la música “es su mejor terapia”.

Cada vez que ‘me dan un puñetazo’ en la cara, me motiva a trabajar más duro en lugar de rendirme”, expresó.

La diabetes una vez le provocó un desmayo en medio de un concierto de Poison en el pabellón deportivo Madison Square Garden, por el que los medios y audiencia especulaban que el cantante tenía problemas con drogas. “Ahí me di cuenta que tenía que contarlo”, reveló.

En tanto, su enfermedad lo ha llevado a ayudar a personas diabéticas, desde pequeñas reuniones hasta fundaciones como la American Diabetes Association y la Juvenile Diabetes Research Foundation (JDRF), a las que ha donado dinero. “Es algo que realmente me encanta hacer”, aseguró el cantante.

Finalmente, Bret Michaels reflexionó: “Lo que se supone que es una maldición, terminó siendo una bendición de alguna manera extraña. He sido golpeado, pero nunca me he sentido derrotado”.

Facebbok: Bret Michaels