dom. Ago 25th, 2019

Symphony X en Buenos Aires: ¡Poder absoluto en Vivo!

Usualmente cuando una agrupación sale de gira, lo hace para presentarnos un nuevo disco, bien sea de material nuevo, un recopilatorio o un trabajo en directo; sin embargo, existen bandas que por su naturaleza, la calidad de su trabajo y el nivel de compenetración con el publico simplemente no necesitan de ello para garantizar un show de primera linea.

Tal es el caso de Symphony X, quienes tras 4 años desde el lanzamiento de «Underworld» (su último trabajo en estudio) y 2 años alejados de los escenarios, han retomado el camino, dejando a su paso a un publico extasiado ante la potencia y el poder de los originarios de New Jersey. Es por ello que la noche el 2 de agosto en las instalaciones de El Teatrito, el ambiente estuvo caldeado desde el comienzo, la ansiedad, la emoción y la pasión estuvieron siempre al limite por parte de una audiencia que sencillamente anhelaba volver a ver a sus ídolos sobre suelo Argentino.

Así las cosas, a la hora señalada se iniciaba la descarga metalera de la noche, teniendo como abreboca a los Ariadna Project en su ya acostumbrado formato acústico, quienes como siempre, se lucieron en los arreglos musicales, con una interpretación vocal de Emma Gerbar absolutamente impecable. «Enfrenta el Destino», «Desata el Fuego», «Corriendo Libre» y la infaltable «Las Sombras Quedaran Atrás» , fueron parte del pequeño set list de los locales quienes se llevaron la mejor de las ovaciones por parte de los asistentes.

La escena estaba servida, el ambiente inmejorable, las miradas se posaban insistentes sobre el entarimado del Teatrito hasta que los acordes de «Iconoclast» y el ingreso gradual de Michael Romeo, Michael Lepond, Michael Pinnella, Jason Rullo y Russel Allen nos hizo caer en cuenta que finalmente el «Odyssey Through the Underworld» REALMENTE estaba ante nosotros.

Por supuesto la reacción del publico no se hizo esperar, un grito ensordecedor hizo retumbar las paredes de la sala y, a partir de ese momento, los abrazos, los cánticos así como las lágrimas serian el lugar común entre los asistentes por el resto de la noche, demostrando el nivel de entrega de los fanáticos hacia estos carismáticos exponentes del metal progresivo.

Seguidamente «Evolution» «Serpent Kiss» y «Nevermore» nos mostraban que «la X» no venia dispuesta a hacer ninguna clase de concesiones; se han tomado este regreso a los escenarios como un reto y a la vez una catarsis, lo que les ha permitido sentirse renovados, cosa que se demuestra en el escenario donde se los ve seguros, cómodos y disfrutando de lo que hacen.

Transcurren los minutos y los Simphony X siguen dejándonos atónitos ante la perfección de su sonido, su ejecución así como por la simpatía de cada uno de sus integrantes, con un Russell Allen siempre sonriente, agradeciendo la presencia del publico y haciendo constantemente un llamado a que disfrutemos de las pequeñas cosas de la vida, como los amigos, la familia y nuestros afectos en general, recordándonos que todo eso puede cambiar en un segundo.

Más adelante y ya refiriéndose sin tapujos al accidente que sufrió mientras giraba con Adrenaline Mob, el cantante fue enfático en su mensaje sobre la alegría de estar vivo, agradeciendo no solo a sus compañeros de banda sino al publico por estar allí.

Avanza la noche mientras continuamos disfrutando de una descarga metalera como muy pocas veces podemos ver, una que combinaba energía, feeling, virtuosismo, simpatía y humildad, todo al mismo tiempo hasta que, casi sin darnos cuenta «Set The World» seguida de la épica «Odyssey», marcaban el final de una noche mágica, una noche de ensueño que realmente se nos hizo corta, un total de 10 trallazos nos sumergieron en una voragine musical de tal nivel que el tiempo pasó sin darnos cuenta.

No cabe ninguna duda, los chicos están de regreso, lo vivido fue una demostración de poder absoluto por parte de Symphony X,

¡LARGA VIDA A LA X!

Producción: ICARUS MUSIC ARGENTINA
Prensa: Marcela Scorca Press & Promo

Banda: Simphony X

Banda invitada: ARIADNA PROJECT
Fotos: Romy Dickinson