mié. Nov 13th, 2019

Sabaton – “The Great War”


Calificación 9 /10

Sabaton está de regreso con The Great War, uno de los lanzamientos más anhelados de 2019 y con el que la banda experta en temática de conflictos bélicos, optó por hacer un repaso histórico-musical de la Primera Guerra Mundial. Es una producción formidable donde los suecos denotan su madurez musical y el más alto standard de producción. Es un disco corto, pero directo y contundente, pesado y melódico en forma balanceada, con una producción muy ambiciosa, logrando el mejor sonido que una banda de rock es capaz de entregar. En resumen: es un álbum que impresiona y cada vez más que se escucha.

Nuevamente repiten su fórmula musical exitosa: una forma actualizada de Heavy metal clásico con Power Metal con excelentes melodías, coros pegadizos, un uso inteligente de las melodías bajas en las voces e instrumentales, pero que además desarrollaron un sonido pesado, aplastante y envolvente. No cuenta con un derroche de habilidades técnicas porque la banda le es fiel al dicho: “simpleza y belleza generan grandes resultados”; aunque por otro lado el ingreso del guitarrista Tommy Johansson les subido el nivel musical, sobre todo al trabajo de guitarras, que ahora tiene un toque más de shred – neoclásico que le viene formidablemente a Sabaton.

A diferencia de la mayoría de las bandas de heavy metal, la música de Sabaton se apoya en las notas graves y las rítmicas: la voz única de Joakim Brodén, el bajo palpitante de Pär Sundström y la potente batería de Hannes Van Dahl y esto no cambia en The Great War, pero si hay que admitir que tanto Chris Rörland como Tommy Johansson logran que éste sea uno de los discos más guitarreros de la discografía de la agrupación.

Sabaton con The Great War se encuentra tanto en el pico de su carrera, como en el de su capacidad productiva, viven un gran momento creativo y todos trabajan en función del objetivo, no hay individualidades, son un escuadrón de soldados concentrados en una clara misión: hacer buen heavy metal.

Jonas Kjellgren asumió toda la responsabilidad de producir y mezclar el álbum, junto con Maor Appelbaum en la masterización. Su trabajo garantizó una calidad de sonido limpio y pesado que hace que las melodías de la banda se entiendan completamente, pero que den el impacto agresivo que deben tener en las canciones. El arte de Péter Sallai refleja el tema principal del álbum, así como la desesperación y las lágrimas causadas por la pérdida de vidas en la Primera Guerra Mundial.

Igual que siempre en The Great War la calidad de las letras de las canciones tuvo un papel importante en el éxito del disco, abordando varios tópicos del conflicto bélico: los genocidios armenios, asirios y griegos; el uso del gas mostaza por primera vez en Passchendaele; lo irrisorio e injusto de una guerra, el dolor de perder seres queridos, las injusticias que genera la ambición y los héroes de la Primera Guerra Mundial se presentan en este disco.

Temas como «Seven Pillars of Wisdom» lleva excelentes melodías, un gran trabajo de guitarras y tempos que enganchan a los oyentes, junto con un gran coro; por otra parte en «82nd All the Way» la voz se lleva los honores por su carga emotiva. Con “The attack of the dead men” se introduce un medio tiempo basada en teclados que crean un ambiente épico y “A Ghost in the trenches” genera una atmósfera de miedo, misterio y terror.

Quizá la mejor canción del álbum sea “The Red Baron”, que se convertirá en un clásico del heavy metal; aquí la técnica instrumental simple, ritmos poderosos y melodías seductoras hacen que sea uno de los mejores temas del año en el universo del rock.  Es fascinante el ambiente épico de los teclados y el sentimiento agresivo creado por las guitarras en el tema «Great War«, otro corte que estará entre los favoritos.

Las armonías encantadoras accesibles y el coro llamativo de «Fields of Verdun”, junto a un trabajo poderoso y pesado del bajo de Par y batería de Hannes la convierten en otro tema exitoso. «The End of the War to End All Wars» es una pieza oscura con teclados apocalípticos y la voz de Joakim Brodén entonada en forma imponente. La última canción «In Flanders Fields» tranmite nostalgia porque es un viejo poema escrito por el teniente coronel canadiense John McCrae tras la pérdida de uno de sus mejores amigos en la guerra.

Facebook: Sabaton
Facebook: Nuclear Blast
Reseña realizada por: Roberto Palmitesta / Cresta Metalica
Fuente: https://crestametalica.com/sabaton-the-great-war