REVIEWS LIVE

16 SEPTIEMBRE - ESTADIO MALVINAS ARGENTINAS, BUENOS AIRES

WHITESNAKE EN ARGENTINA

WA1

“Espero morir antes de llegar a viejo” rezaba el lema de “My Generation”, el clásico de The Who que comenzó a sonar luego de que se apagaran las luces de un Microestadio Malvinas Argentinas repleto. Y si no fuera por el delicado humor británico de David Coverdale, seguramente hubiésemos pensado que se trataba de una triste ironía. Es que luego de más de cuatro décadas como estrella de rock, el principal enemigo del ex cantante de Deep Purple es el paso del tiempo. Aquel que no pudo vencer el año pasado cuando lanzó “The Purple Album”, un apenas discreto homenaje a la banda que lo lanzó al estrellato cuando su rostro tenía menos arrugas, sus dientes no brillaban tanto y su voz se encaramaba como una de las más importantes de la historia del rock pesado.

CHICOS MALOS. El leit motiv de esta nueva visita al país es el Greatest Hits Tour, una excusa para volver a interpretar el viejo repertorio de los 80, aquel que llevó a David al estrellato mundial vía MTV con tres discos clásicos de la época de las bandanas y el spandex: “Slide It In”, “1987” y “Slip Of The Tongue”, los cuales prácticamente monopolizaron la lista de temas. “Bad Boys” de “1987” fue la encargada de encender el fuego en el ya sofocante clima del abarrotado Malvinas (producto de un cambio de locación bastante poco feliz), con un sonido que dejaba a las guitarras sin brillo, cuestión que iría mejorando a partir del segundo tema, el clásico “Slide It In”… Para ese entonces ya quedaba claro que el Whitesnake 2016 suena potente, con una sólida base que incluye al eficaz Michael Devin en el bajo y al experimentado ex Ozzy Osbourne y Thin Lizzy Tommy Aldridge (toda una leyenda de los parches), el versátil tándem de guitarras de Reb Beach (ex Winger) y el flamante Joel Hoekstra (ex Night Ranger) que saben sonar hard y bluesy al mismo tiempo, y finalmente el correcto tecladista italiano Michele Luppi. Pero todos estaban ahí para ver a la estrella de la noche, quien se hizo presente en escena con una camisa abierta con la bandera argentina, derrochando carisma a diestra y siniestra con su impecable melena al viento y su blanquísima dentadura.

WA2

ROCKEANDO EN LA QUIETUD DE LA NOCHE. 64 años no son pocos para estar aullando tres noches a la semana durante varios meses al año, sobre todo si la mayoría de las canciones a interpretar fueron compuestas en varios tonos más altos que tu registro natural. Pero como buen zorro viejo, Coverdale lo sabe y apela a sus innumerables trucos: gesticula fálicamente con el pie del micrófono dejando cantar al público en los segmentos álgidos y se apoya firmemente en la garganta de sus muchachos (salvo Aldridge toda la banda hace coros, en especial Devin que se perfila como un buen cantante con mérito propio); y es de esta manera que el show sale adelante a pesar de que prácticamente no haya sorpresas. Los “This is a song for ya” del cantante se multiplicaban para dar paso a los grandes clásicos de la etapa de pelos batidos de la banda: desde las zeppelinianas “Slow And Easy” y “Judgement Day”, hasta los medio tiempos “Love Is No Stranger” y “The Deeper The Love”. Desde las rockeras “Crying In The Rain” y “Give Me All Your Love”, hasta los infaltables hits de FM “Is This Love” y “Here I Go Again”, todo está precisamente medido y calculado, incluso los solos que podían ser tanto interesantes (el clásico yeite de golpear los cascos de batería con las manos de Aldrigde) como innecesarios (Beach y su soporífero despliegue innecesario de virtuosismo). Solo “Ain’t No Love In The Heart Of The City” (el clásico de Bobby Blue Bland que Coverdale hizo suyo en 1978) se aparta un poco de lo establecido y dispara el interrogante sobre que pasaría si Coverdale dejase de lado los aullidos tarzanescos para volver a su primer amor blusero.

WA3

FINAL ARDIENTE. Pero ninguna incógnita se develaría en la menos de hora y media de concierto, con “Burn”, (lamentablemente la única incursión en el repertorio púrpura) marcando el cierre de un show que posiblemente haya dejado a todos conformes… pero a nadie sorprendido.

Setlist

Bad Boys

Slide It In

Love Ain’t No Stranger

Fool for Your Loving

Ain’t No Love in the Heart of the City / Judgement Day

Guitar Solo (Joel Hoekstra/Reb Beach)

Slow an’ Easy

Bass Solo (Michael Devin)

Crying in the Rain/Drum Solo (Tommy Aldridge))

Is This Love

Give Me All Your Love

Here I Go Again

Bises:

Still of the Night

Burn (Deep Purple)

 

Reseña escrita por Alejandro Do Carmo.
Fotografías gentileza de Beto Landoni (T4F Argentina).



comments powered by Disqus