REVIEWS LIVE

20 MAYO 2015

LEAVES EYES Y ATROCITY EN CHILE 2015

ZUBEROA

Un Rock & Guitarras, abarrotado de 200 personas aproximadamente, fue escenario de una visita esperada por los fans del Metal de origen escandinavo, en especial Noruega y Alemania. Ambos países con una tradición de décadas, incuestionable e influyente a nivel mundial. Tal como lo remarca esta segunda visita, aunque con un sabor especial para fans de un combo de culto para los seguidores del Metal Extremo más underground.

La descripción del párrafo anterior podría describir perfectamente lo que significa el nombre Atrocity, banda liderada por el carismático Alexander Krull. Un frontman que desde el inicio con ‘Pandaemonium’ (track que da inicio al reciente LP “Okkult”, editado el 2013) dejaba claro que sería una noche en la que todos terminarán con una sonrisa de oreja a oreja. Conformado también por la dupla de guitarras conformada por Thorsten Bauer y Sander van der Meer y la batería de Joris Nijenhuis, Atrocity saca a relucir sus credenciales, con un Metal Sinfónico que nos recuerda a lo mejor del Death Metal europeo –imposible no recordar a DarkTranquility- con arreglos orquestales muy “a-la-Therion”. Elementos que se hacen notar en cortes como ‘HauntedbyDemons’, la cual invita al público al ‘headbanging’ inmediato, así como a levantar el puño. Y los seguidores más ‘duros’ tienen claro que, a pesar de las atmósferas sinfónicas, los alemanes no se olvidan de sus comienzos en el Death Metal Técnico, dejándolo claro con ‘Fatal Step’, extraído de aquel lejano (y fundamental) LP debut “Hallucinations”, de 1990. Un guiño al pasado que se complementa a la perfección con el presente graficado en ‘March of the Undying’, cuya intro habla por sí sola. El Metal europeo no obedece a etiquetas, sino a la actitud. Los fans que repletaban el recinto ubicado en la comuna de Ñuñoa fueron testigos privilegiados de una muestra de clase y brutalidad a la usanza nórdica.

Un momento a destacar fue la invitación a dos fanáticas a subirse al escenario. Alexander Krull dando cuenta de su histrionismo, con risas incluidas desde el público. Es así como, junto a las dos invitadas, ‘Satan’s Braut’ convierte el recinto en una pista de baile. Luego del momento hilarante de la noche, la brutalidad de la decidora ‘Death By Metal’ se deja caer. Pocas bandas tienen ese don de la diversidad sin perder un ápice de su esencia.

ZUBEROA

El final del set llega con B.L.U.T., del álbum del mismo nombre editado en 1994. La atmósfera gótica envuelve el recinto, incluso sin necesidad de recurrir a FX. Y para el remate, la intro con arreglos orquestales que da paso a la demoledora ‘Reich of Phenomena’. Perfecto cierre para un show que, además, del buen sonido, nos dio la sensación de que podrían volver por estas tierras como número principal. Atrocity, pura actitud.

Pasadas las 23 horas, Thorsten,Sandery Jorisvuelven al escenario, pero esta vez con un personaje muy especial en la voz. Nada menos que LivKristine, la émblemática soprano que cautivó a toda una generación durante su estadía en Theatre of Tragedy, la banda que remeció la escena europea, allá a fines de los ’90. Pero eso es pasado y, pese a la ovación de los fans seguidores desde aquellos días, Liv sabe que el presente con su agrupación Leave’sEyes es lo que importa. Y eso se hace notar con los primeros acordes de ‘Galswintha’, corte extraído del LP “Symphonies of The Night” (2013). Una muestra perfecta de Metal Sinfónico con toques Folk retumbando con frescura y peso. Imposible no mencionar nuevamente a Alexander (casado con Liv desde 2003), esta vez como ‘maestro de ceremonias’, más allá de su rol de segunda voz en algunas canciones. Mención aparte para los músicos, un claro ejemplo de versatilidad. De la brutalidad Extrema a los sonidos más sinfónicos. De una erupción volcánica a la calma solemne de los paisajes escandinavos.

ZUBEROA

Luego del primer saludo a los fans, se dejan caer ‘Take the Devil In Me’ y ‘Farewell Proud Men’, dos cortes que reflejan la potencia de una banda que no se queda atrás en cuanto a virtuosismo y melodía. Lo mismo que ‘Halvdan the Black’, un adelanto de lo que será el nuevo álbum “King Of Kings’, próximo a editarse en septiembre. Ejecución notable, con Liv demostrando el por qué es considerada una de las mejores voces femeninas de los últimos 20 años. Sentimiento, belleza y una personalidad que no sabe de divismos. Todo lo contrario: ella sabe que se debe a su público, algunos de ellos fans de TOT desde hace poco más de una década. Una personalidad cálida, que se hace notar especialmente en su versión en español para ‘Symphony of TheNight’, con el público cantando el coro a todo pulmón. Lejos la postal de la noche.

‘Spirit’s Masquerade’, ‘Melusine’ y ‘To France’ (original del gran Mike Oldfield) mantienen el nivel y, de paso, dan cuenta de la versatilidad de la banda, en especial de las guitarras a cargo de Thorsten y Sander. Músicos sin aires de ‘Rock-Star’, demostrando en vivo el papel de las seis cuerdas como parte de la ‘orquesta’. La batería de Joris, contundente dentro de su sobriedad. Comprobado: el virtuosismo no siempre debe relacionarse con algo complejo. Y, en ese aspecto, más allá de las atmósferas góticas, Leave’sEyes logra llegar hacia los fans a la primera oída, junto con una puesta en escena en la que, repito, Liv da muestra de categoría sin necesidad del divismo recurrente en muchas de sus ‘colegas’. Demostrar clase a base de una voz comparable solo con su carisma.

El hit ‘Elegy’ y la céltica ‘Hell To The Heavens’ finalizan el set, en medio de una intensa ovación por parte de los asistentes. Todo aquello no sin la interacción público/banda, realmente emocionante. Luego, el remate con ‘Norwegian Lovesong’ y ‘Frøya's Theme’, redondeando un show que en poco más de una hora dio cuenta de la devoción de los fans hacia Liv, más allá de sus días en TOT. Aquella devoción reflejada en sus ojos, tan deslumbrantes como aquella voz que sigue cautivando sentidos, mentes y almas por sí misma.

ZUBEROA

Reseña realizada por Claudio Miranda.
Fotografias gentileza de Nicolás Soto.











comments powered by Disqus