REVIEWS LIVE

EHF1

04 MARZO - CARIOCA CLUB, SAO PAULO

EXTREME HATE FESTIVAL

La quinta edición del Extreme Hate Festival, fue marcada por cinco excelentes bandas del metal extremo que simplemente, realizaron, un gran festival de la más pura brutalidad, agresividad y claro, completamente satánica. En esta edición, el line-up contó con tres bandas nacionales del metal extremo: Justabeli, Luxúria de Lillith y Power From Hell. Grandes bandas representando el escenario nacional, que hicieron grandes presentaciones placenteras muy bien desempeñadas.

Los headliners contaron con los alemanes de Nargaroth y con los austríacos de Belphegor. Dos grandes bandas mundialmente renombradas en el escenario del metal. Nargaroth, en un show bien atmosférico, nos presentó un repertorio variado de sus álbumes de estudio, hasta llegar a la más reciente "Era of Threnody" de 2017. Y Belphegor, con su locura en el escenario, promoviendo su último disco "Totenritual" de 2017.

La primera banda para abrir los portales del infierno y comenzar este gran festival, fueron los paulistanos de Justabeli. Formado por tres miembros, Feres Guerra (voz y bajo), Morbus Delmos (batería) y Blasphemer (guitarra), la banda nos presentó en aproximadamente 35 minutos, un repertorio bien escogido y muy bien ejecutado por el power trío. Un black metal con una temática relacionada a la guerra, Justabeli mostró su potencia, sus técnicas y sus talentos en cada canción ejecutada. Riffs bien estructurados, "blast-beats" variados, vocales rasgados, en fin, un metal extremo de calidad.

Fueron ejecutadas en su repertorio: el excelente "The Worst of Fire Storms", "Soldiers of Satan", "Ad Bellum Et Gloria", donde posee un estribillo poderoso y marcado, “Parabellum”, “Laing Corpses”, “Cause the War Never Ends…”, “Puking Lead And Hate” y para terminar, la feroz "War Crímes". Con una gran potencialidad en su sonoridad, Justabeli dio un gran comienzo en este festival infernal que apenas estaba empezando.

EHF9

Dando prisa al festival, fue el turno del power-trío, Luxúria de Lillith, subir al escenario. Formado por Drakkar (vocal y bateria), Arkana (bajo y voces de apoyo) y Set (bateria), fue una sorprendente presentación de estos demonios. Canciones pesadas y demoníacas totalmente insanas y de excelentes cualidades.

Grandes actuaciones en el escenario pudimos presenciar esta tarde. El gran black metal que Luxúria de Lillith nos presenta, es muy característico, notable y admirable por los buenos fans de metal extremo. Canciones cantadas en portugués, grandes coros en cada composición, impresionante apoyo vocal hecha por Arkana, incluso, una excelente presencia en el escenario, gracias a su voz infernal que se destacó por toda la presentación y una característica que pudimos ver, es la introducción de algunas canciones específicas que ejecutaron, donde Drakkar, recitaba algunas profundas poesías tratando principalmente de las tinieblas. Todo para dar un clima al show.

En su repertorio, fueron ejecutados: la poderosa intro “Os Filhos de Asmodeus”, después, ejecutaron, cinco grandes canciones del disco “A Volúpia Infernal” (2005): “Desejos Infames”, “Luxúria de Lillith”, “A Volúpia Infernal”, “Profanos Beijos de Sangue” y “Da Morte para Todo Fim”. “As Trevas um Dia Lhe Chama”, del álbum "Mundo de cadáveres" (2012) y “A Testemunha do Mal”, del álbum “Sucumbidos Pela Carne” (2009), fueron las últimas en el repertorio de la presentación.

Con cerca de 35 minutos de duración, Luxúria de Lillith hizo un gran espectáculo, donde mostraron su potencia en el escenario, su estilo diabólico y canciones admirables en perfectas ejecuciones.

EHF8

Llegando al final de la tarde, Power From Hell, fueron los próximos. En el festival, nos presentaron excelentes canciones bien tocadas donde consiguieron agradar al público, que ya se quedó en una cantidad mayor en el Carioca Club. Al combinar un thrash / black metal, Power From Hell, realizó una presentación de aproximadamente 45 minutos, con un setlist muy variado de sus discos.

Luego, ya notamos su escenario bien personalizado, con dos grandes cruces invertidas clavadas en el escenario, donde las puntas de ellas quedaron por cuenta de velas encendidas. Iniciaron con “Black Obsession”, “Torture Garden” y “Crimes Of The Cunt”. A continuación, vino "Hell's Gangbang", del más reciente EP "Blood 'n' Spikes" (2017), "Suicide Metal" y "Behind Convent Walls".

"Obscure Creation" fue ejecutada y luego "Calígula", fue tocada. Después, fue ejecutada “Molesting The Holy Virgin”, “Sacrifice”, cover de Bathory, “The Evil and the Lust Never Sleeps” y “Eternal Pleasure (Antichrist)”. Las tres últimas canciones a ser tocadas, fueron: "Power From Hell", "Voices From The Grave" y "The True Metal".

Power From Hell hizo un excelente show en esta edición del Extreme Hate Festival. Composiciones rápidas, pesadas y totalmente infernales. Fue una gran banda para este festival insano, que estaba cada vez mejor.

EHF4

Con un público mayor en el Carioca Club, fue el turno de los alemanes de Nargaroth, de subir al escenario. Una de las bandas más esperadas de esta edición del Extreme Hate Festival, René "Ash" Wagner y compañía, hicieron una presentación emblemática, carismática y memorable. Iluminaciones oscuras, donde mezclaban un azulado y un rojizo, Nargaroth mostró cuán increíbles y representativos son para el escenario del black metal y del metal extremo. Un excelente repertorio ejecutado con una gran perfección, fue otro de aquellos shows de black metal, insano, atmosférico, admirable y muy agradable.

Iniciaron el show con “The Agony of a Dying Phoenix” y “Conjuction Underneath the Alpha Wheel”, dos excelentes canciones del último disco "Era of Threnody" (2017). La clásica y destructora "Black Metal ist Krieg", fue la próxima. Continuando en la misma brutalidad, "Hunting Season" vino en la secuencia. La larga "Seven Tears Are Flowing to the River" fue ejecutada. Posiblemente la mejor canción de la banda. Bueno, y con un extraordinario y marcante riff que se extiende por toda la canción, sin duda, fue uno de los mejores momentos del show.

A continuación, fue tocado un cover, "War" de Burzum. La devastadora "Possessed by Black Fucking Metal" fue ejecutada. Y llegando al final de la presentación, "Abschiedsbrief Des Prometheus" y "Goatcraft Torment", cover de Urgehal, fueron las últimas de ese repertorio monstruoso que ejecutaron en la noche.

Performances bien dedicadas, voces guturales, grandes riffs, velocidades insanas en sus canciones y un clima muy característico, Nargaroth, en una hora de presentación, hizo un increíble show en São Paulo. Esperamos el regreso de la banda al país, por qué, realmente, fue una excelente experiencia presenciar un show como fue ese.

EHF5

Por último, los austríacos de Belphegor, tuvieron el privilegio de cerrar el festival. Promoviendo su último álbum, "Totenritual", lanzado el año pasado, y que por cierto, un disco excepcional, Belphegor nos cautivó con una presentación digna y exquisita del más puro metal extremo. Con integrantes competentes, canciones de calidad siendo ejecutadas en una brutalidad fuera de lo común y mucha porrada sonora en los tímpanos.

Con un escenario muy bien montado y personalizado, con dos grandes cruces invertidas sangrando y fijadas en los amplificadores y cabezas de chivos en pedestales en el escenario, comenzaron con la intro mecánica "Masked Ball" del Jocelyn Pook siendo tocada, todo eso para dar un paso al clima más sombrío en la presentación. Cuando todos los integrantes de la banda suben al escenario, tocaron la "Sanctus Diaboli Confidimus", como una preparación y un breve inicio de lo que estaba por venir. En seguida, vino "Totenkult - Exegesis of Deterioration", del último álbum "Totenritual" de 2017. Ejecutaron la música en una agresividad gigantesca y totalmente brutal. En la misma huella diabólica, vino "The Devil's Son", también del "Totenritual".

Manteniendo la brutalidad pura, vino "Belphegor - Hell's Ambassador" del "Pestapokalypse VI" (2006). La excelente "Swinefever - Regent of Pigs" fue la siguiente. Posee un riff bien compuesto y un estribor devastador. La instrumental "Totenbeschwörer" fue ejecutada, una canción de duración rápida a un ritmo más tranquilo, poseyendo un excelente riff de guitarra muy envolvente y admirable. La gran y quizás una de las mejores canciones tocadas en la noche, "Stigma Diabolicum", vino en la secuencia.

Después, enmendaron la agresiva "Conjuring The Dead" con la "Pactum in Aeternum", dos excelentes sonidos brutales que dieron continuidad en el show. La feroz "Lucifer Incestus" fue tocada, seguida por "Baphomet", otra del "Totenritual". Una de las mejores canciones del álbum y al mismo tiempo, una de las mejores canciones de la noche. La banda la ejecutó en una potencia extrema y un excelente refrán, con el bajista Serpenth, ayudando en las voces de apoyo, que incluso, se transformó en una performance arrasadora en esa función.

EHF6

En el final del show, vino "Gasmask Terror" y para finalizar "Diaboli Virtus in Lumbar Est". De esa manera, fue encerrado esa presentación insana, agresiva y demoníaca en el Carioca Club. Belphegor, en aproximadamente, 60 minutos de show, nos presentó un magnífico repertorio totalmente brutal y satánico. Un fascinante show donde mostraron cuánto la banda es una de las mejores cuando se habla de metal extremo. Con grandes performances en escena, cerraron el festival de manera impecable y bastante ovacionada por el público.

Reseña escrita por Giancarlo Rossi.
Fotografías gentileza de Carlos Pupo.



comments powered by Disqus