REVIEWS LIVE

23 JULIO - MÉXICO DF, MÉXICO

HELL AND HEAVEN METAL FEST 2016

HELL1

INTRODUCCIÒN

El pasado 23 de julio se llevó a cabo el festival Corona Hell and Heaven 2016, un evento muy esperado por la comunidad que gusta de los sonidos pesados y duros del Heavy Metal en sus diversos estilos. Se trata de la segunda vez que este maratón metalero se realiza en la Ciudad de México, luego de haber nacido en la ciudad de Guadalajara, consolidándose así como un espacio de gran prestigio en América Latina por la cantidad de bandas y la importancia de sus cabezas de cartel. Los escenarios del Hell and Heaven han contado en el pasado con actuaciones memorables de bandas como: Motorhead, Kiss, Megadeath, Venom, Therion, In Flames, entre muchos otros.

Este año el cartel propuesto prometía ser igual de suculento que el de años anteriores, teniendo un balance justo entre los diversos gustos del público, dispuesto a participar en slams pletóricos de violencia y ejecutar el headbanging. En mi caso, he seguido la evolución del llamado Heavy Metal de manera constante desde los años 90, momento en el cual gran parte de la juventud mexicana que gustaba del rock se dividía entre los amantes del Grunge y su amplia cobertura mediática y la discreta pero efectiva ola del metal europeo subterráneo, llena de atractivos mitos. Por supuesto que la historia del metal se remonta a mucho antes, algo de lo que son muy conscientes los organizadores de este festival al incluir a varias leyendas del género cada año en el line up.


Alrededor de las 17: 30 ingresé al espacio del festival, después de una larga caminata desde la puerta 6 del Autódromo Hermanos Rodríguez, un inconveniente en el acceso que bien se puede solucionar, aunque es importante señalar que la organización del festival ha mejorado muchas cuestiones de logística en cada edición, tales como facilitar el ingreso a personas con discapacidad. De los cuatro escenarios me concentré en tres, ya que la programación permitía que uno creara su propia ruta en función de gustos e intereses.

El viaje musical comenzó en el True Metal Stage, un espacio designado para los actos más pesados del festival, en el cual tuve la suerte de escuchar los últimos temas del concierto de la legendaria banda canadiense Voivod, quienes demostraron que lo pesado no está peleado con la experimentación, ya que su música es un verdadero desafío a los oídos tradicionalistas. Denis Bélanger, Michel Langevin, Jean Yves Thériault y Dan Mongrain combinan riffs poderosos con texturas atmosféricas y rítmicas complejas, dando como resultado un híbrido entre el Trash Metal y el Metal Progresivo. Una presentación muy disfrutable que culminó con un cover a Astronomy Domine de Pink Floyd, incluida en el disco The Piper at The Gates of Down y que Voivod interpreta de una manera muy interesante en su disco Nothingface. Fue una lástima para mí no disfrutarlos desde el inicio.

HELL2

El peregrinaje continuó en los dos escenarios principales, ubicados uno al lado del otro, para facilitar la logística y dinamismo del festival. En el Hell Stage se podían escuchar los últimos temas de la presentación de DragonForce, una agrupación británica que ha retomado el sonido del power metal de bandas como Helloween y Angra. Un material más digerible para el público no iniciado, que seguramente a los que esperaban sonidos más duros no agradó del todo, sin embargo es digno de reconocer la limpieza técnica de los DragonForce, quienes asumen con seriedad el reto de presentar pasajes en sus composiciones basados en el virtuosismo y la velocidad de ejecución, más que un riesgo en la composición. Una mención especial para su cantante Marc Hudson, quien se apoderó con solvencia del escenario y mostró tener cualidades vocales excelentes para comandar a DragonForce.

La tarde caía y la oscuridad de las nubes amenazaba con derramar su llanto natural sobre la multitud de metaleros dispuestos a disfrutar de una de las bandas más solicitadas a la organización del Hell and Heaven: Amon Amarth. Sobre un gran casco vikingo, Jocke Wallgren comenzó a hacer retumbar su batería como el martillo del dios Thor, mientras que sus compañeros dieron inicio con el potente tema The Pursuit of the Vikings, el cual se ha convertido en un himno obligado para la apertura de los conciertos de esta banda de viking metal. La voz gutural y potente junto con la precisa instrumentación, demostraron en el escenario porqué Amon Amarth se ha convertido en uno de los actos del metal escandinavo más apreciados en la actualidad. Una de las mejores presentaciones del festival, redonda de principio a fin, con algunas sorpresas escénicas como la aparición de guerreros medievales batiéndose en un duelo de espadas en el escenario al lado de los músicos barbados, así como la aparición de arqueros que recordaban guerras de otros tiempos en honor al dios Odín. “Are you ready to release your innner viking”, con estas palabras el vocalista Johan Hegg desató la locura durante los 50 minutos de la participación de unos Amon Amarth entregados en el escenario.

HELL3

Epica fue la banda que subió al Hell Stage pasadas las 19:00 hrs. Viejos conocidos del festival, al cual han asistido en varias ediciones, los holandeses presentaron temas representativos de su discografía, así como algunos avances de su nievo material The Holographic Principle, el cual saldrá a la venta en el mes de septiembre. La característica combinación de la voz de mezzosoprano de la bella Simone Simons con la voz gutural de Mark Jansen, fueron los sellos distintivos con los que Epica presentó un set satisfactorio para los fans de la banda. Sin embargo, la actuación de los holandeses adoleció de la potencia de otros actos, tal vez debido a la mezcla de sonido que no fue tan prolija durante su concierto.

P.O.D. llegó para recordar la adolescencia rebele de muchos con el himno “Boom”, en la que no importó que hubiera un gran charco de lodo (no sabemos por qué) a un lado de la cabina de audio, en donde los fans disfrutaron a la banda para salpicar a quienes podían; el momento que sacó los celulares del público fue obviamente “Youth Of the Nation” y cerrar con una de las mejores canciones del festival “Alive”.

Desde Suecia llegó Ghost, una banda a la que no había escuchado con atención y que tienen una gran popularidad en México. Un material más ligero que combina diversos sonidos del rock alternativo con el hard rock, así como la personalidad teatral de su vocalista Papa Emeritus III y sus Nameless Gouls, enmascarados como figuras demoniacas color plata, fueron el sello de la presentación de esta banda escandinava. El punto en contra en el concierto de Ghost fue una excesiva necesidad discursiva de su frontman, quien en múltiples ocasiones tomó la palabra para dirigirse a la audiencia, algo que rompió con el ritmo de la presentación y acabó con el entusiasmo de un público que comenzaba a mostrar cansancio conforme avanzaba la noche.

HELL4

La oscuridad se apoderó del Hell and Heaven conforme se acercaba la hora de escuchar a las bandas más esperadas de la fiesta. Algunos aprovechaban las pausas entre la preparación del escenario de cada acto para recostarse en el pasto y recuperar las energías perdidas en el slam o simplemente por estar de pie durante varias horas. Mientras tanto, el True Metal Stage recibía a Behemoth, una propuesta brutal de blackened death, como ellos lo llaman, ya que su música mantiene la iconografía satánica y los ritmos frenéticos que estos polacos han retomado de las bandas black metaleras escandinavas, para combinarlo con elementos técnicos del death metal contemporáneo, a partir de un despliegue virtuoso impecable. Definitivamente Behemoth fue uno de los actos que dejaron satisfechos a los seguidores de lo más pesado del género por el que miles se dieron cita en el Autódromo Hermanos Rodríguez. A pesar de no contar con su baterista original, quien por cuestiones de salud tuvo que ser suplido por su técnico, Behemoth sonó brutal. El líder de la banda Adam Darski, alias Nergal, y los suyos cumplieron con creces frente a una nutrida cantidad de fans mexicanos.

Antes del final de la participación de Behemoth, el Heaven Stage comenzaba a anunciar la aparición de una de las cabezas del cartel: Twisted Sister. Después de 40 años, la leyenda del glam estadounidense se despide de los escenarios en una gira mundial, cuya única parada en México fue el festival Hell and Heaven. Más allá de los gustos, es indudable que la actuación de Twisted Sister fue una cátedra de energía y experiencia escénica. Dee Snider, Jay Jay French, Eddie Ojeda y Mark Mendoza se apoderaron con maestría del escenario, acompañados del extraordinario Mike Portnoy en la batería, quien para esta gira suplió A.J. Pero después de su lamentable deceso en 2015.

HELL5

Clásicos como: I Wanna Rock, Burn in Hell, Under the Blade y We´re not gonna Take it integraron un set poderoso y contundente, una despedida digna frente a un público mexicano muy animado. Los integrantes de Twisted Sister se mantienen en buena forma, comandados por un Dee Snider carismático y con una voz y energía envidiables. En sus pocas intervenciones durante el concierto, Snider aprovechó para agradecer la fidelidad de los fans mexicanos y decir en español: “viva México cabrones”, además de agregar su opinión sobre el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos: “and for the record fuck Donald Trump”. Una banda lúdica, entregada y profesional son algunos de los adjetivos que pueden definir lo que Twisted Sister hizo en el Heaven Stage durante las últimas horas del sábado 23 de julio, dejando con buen sabor de boca a todos los que estuvimos presentes en el penúltimo concierto del festival.

Pasada la media noche llagó el momento de escuchar a Rammstein. Un cronómetro proyectado en ambos costados y al centro del escenario inició la cuenta regresiva para uno de los shows visualmente más atractivos del festival, ya que los teutones se presentaron en el Hell Stage con su producción completa. Pirotecnia, elementos mecánicos en el escenario, así como un diseño de luces y sonido impresionante enmarcaron las actuaciones de Till Lindemann, Richard Kruspe, Oliver Riedel, Christoph Schneider, Paul Landers y Flake Lorenz, quienes no decepcionaron a sus seguidores.

HELL6

Un concierto que fue dedicado para los fans de hueso colorado, para que dejaran “Du Hast” a la mitad de su participación y decenas de fans comenzaran a abandonar el recinto y pobres de ellos ya que no disfrutaron el vuelo de Till Lindemann en su interpretación de “Engel”, “Amerika” y sobre todo “Te Quiero Puta”, en la que el público se encargó de cantar todas y cada una de las estrofas, para terminar con alrededor de cinco minutos de fuegos pirotécnicos que marcaron el fin de este gran festival que conforme pasan los años va siendo uno de los mejores en América Latina. ¡Larga vida al Corona Helland Heaven Metal Fest y a todos los espacios de convivencia en torno al rock!


Reseña realizada por Roberto Eslava.
Fotografías gentileza de Daniela Sanchez y Harold Pineda.



Contactos:



comments powered by Disqus