REVIEWS LIVE

03 JULIO - TEATRO CAUPOLICÁN (SANTIAGO)

DREAM THEATER EN CHILE

PROLOGO

A poco más de una década de iniciado el 'romance' entre Dream Theater y el público nacional, la sexta visita a nuestro país marcó un punto de inflexión considerable respecto a sus visitas anteriores. Por estos días, el quinteto originario de Berkeley se encuentra promocionando "The Astonishing", un trabajo conceptual con marcados rasgos de 'Opera Rock' (mucho más notorios que en el insuperable y clásico "Metropolis Pt2: Scenes From A Memory") cuya historia abarca temáticas como el amor, la libertad y la pureza del arte por sobre los convencionalismos impuestos. Sin embargo, la controversia fue inevitable: se trata de un álbum hecho exclusivamente para fans de la banda (prohibido hablar de 'Progresivo'), con un trabajo musical grandilocuente y excelso (marca registrada de los neoyorkinos) pero conceptualmente predecible y demasiado 'liviano' respecto a lo hecho anteriormente que les valió alguna vez ganarse, merecidamente, su lugar sitial de honor entre los referentes del Prog-Metal a nivel mundial. Sin embargo, poco y nada le importa aquella 'cojera' reciente a su hinchada incondicional, por lo que en esta ocasión, a pesar de estar lejos de la masividad y expectación del pasado, "The Astonishing" fue un regalo para quienes sentían curiosidad por saber cómo sería esta experiencia, por supuesto mucho más teatral y con una puesta en escena donde el apoyo audiovisual jugaría parte fundamental en el desarrollo de la obra sobre el escenario.


DREAM THEATER

A eso de las 21 horas, y en medio de la euforia general acentuada apenas se apagaron las luces, se deja caer la intro 'Descent Of The Nomacs', mientras en las pantallas aparecen los androides que, según el relato, simbolizan el poder absoluto del Imperio del Norte de las Américas y su control sobre cualquier tipo de entretenimiento y/o arte. En poco menos de un minuto, en medio de una ovación apropiada para los grandes, aparecen sobre el escenario John Myung, John Petrucci, Jordan Rudess y Mike Mangini, quienes se acomodan en sus puestos para unir fuerzas e iniciar su presentación con la instrumental 'Dystopian Overture', desplegando toda la clase que hace de cada músico una eminencia en su instrumento. Impresionante el desempeño de Rudess cuando se trata de generar atmósferas mediante esos arreglos orquestales que introducen al espectador dentro de la historia, mientras Petrucci derrocha sentimiento y categoría en cada nota y riff a través de su Music Man JPM. Respecto a la sociedad rítmica conformada por Myung y Mangini, impecable en su desempeño, denotando sutileza, profundidad y precisión milimétrica en cada pasaje, manejando los tiempos con una maestría inigualable.

DREAM1

Luego de la obertura, aparece James LaBrie para completar el equipo con una excelente interpretación en 'The Gift Of Music', una canción que no solo sirve de presentación del concepto, sino también una señal de que estos Dream Theater solo quieren pasarlo bien, sin necesidad de exigirse a sí mismos como antaño. Por cierto, cuando nos referimos a Mike Mangini como una 'máquina' en la percusión, no es para nada una exageración. Al contrario, el originario de Massachusetts confirma su reputación con una ejecución que inspira de inmediato al 'air drum', lo cual dice bastante si hablamos de un músico que, salvo sus experiencias con Annihilator, Steve Vai y el propio James LaBrie ("Elements Of Persuasion", recomendable para los fans del cantante canadiense en su faceta más agresiva), se conformaba con demostrar sus credenciales dictando clínicas de batería alrededor del orbe. Por lo mismo es que su ingreso a Dream Theater ha sido fundamental para adaptarse a las exigencias de una banda que, pese al desgaste creativo, se mantiene aún en el circuito progresivo como referente de distinción para las generaciones recientes.

DREAM2

La faceta sentimental de 'The Answer' y el dramatismo marcial de 'A Better Life' (la efervescencia del público se pudo sentir con el sonido de la marcha del comienzo coreado por todo el recinto) denotan la maestría con que el combo norteamericano le da banda sonora a aquellos pasajes en que el dolor y la pérdida adquieren tintes épicos, por supuesto sin sacrificar la 'sencillez' (termino poco común cuando hablamos de una banda con las características de Dream Theater) que caracteriza a cada una de las piezas que componen este rompecabezas llamado "The Astonishing". Mención de honor para James LaBrie y su histrionismo plasmado de manera excelsa en 'Lord Nafaryus', donde intercala su papel de narrador con el del mismo emperador. Puede que su desempeño en la versión de estudio no sea muy convincente debido a su timbre característico (como pasó con Phil Collins cuando, al frente de Genesis, trataba de plasmar en vano, su propia personalidad interpretando las canciones más teatrales de su antecesor, el multifacético Peter Gabriel), pero en vivo mejora aquella cualidad con creces, incluso sin necesidad de depender del material audiovisual. Al igual que en 'A Savior in The Square' (Petrucci y Rudess conforman una dupla de temer cuando se trata de generar ambientes de todo tipo, sobretodo épicos), donde saca a relucir su lado más dramático, algo agresivo, pero siempre manteniendo la tensión que se hace sentir en aquel pasaje donde la familia real acude a Ravenskill para conocer a Gabriel (el héroe de la historia). Imposible pasar por alto el desempeño de Jordan Rudess, el encargado de generar aquellas texturas plasmadas de sublimidad mediante arreglos orquestales que lo erigen merecidamente a la altura de leyendas como Tony Banks, Rick Wakeman o el recientemente malogrado Keith Emerson. 'When Your Time Has Come' es la prueba contundente de lo fundamental que ha sido la presencia del calvo tecladista en la propuesta que Dream Theater ha llevado a cabo con éxito durante los últimos 15 años. Por cierto, llega a ser una sorpresa agradable ver a John Petrucci tocar la guitarra acústica con esa sencillez que muchas veces solemos ignorar en favor de sus virtudes técnicas que lo han hecho una eminencia de las seis cuerdas. Al igual que en la más melódica 'Act Of Faythe', Dream Theater deja claras sus intenciones sobre el escenario respecto a exponer su propuesta ante un público menos interiorizado dentro del género que los neoyorkinos alguna vez lideraron en su calidad de herederos legítimos del legado de Yes, ELP y Rush (era 1976-1981). Más allá de su reputación como instrumentistas privilegiados, los cinco músicos norteamericanos lo pasan bien componiendo y tocando canciones completas, algo lejos de la complejidad de antaño, pero que prioriza su concepto artístico por sobre los malabares técnicos que, hasta hace poco más de 5 años, eran la tónica bajo la que se regía Dream Theater tanto en vivo como en estudio.

DREAM4

Luego del interludio de la mano de 'The Hovering Sojourn' (el fanatismo de John Petrucci por Star Wars fue fundamental al momento de concebir los detalles estéticos y conceptuales de "The Astonishing"), llega el turno de 'Brother Can You Hear Me?', una canción cuyo propósito hímnico cae como anillo al dedo para una fanaticada (estimulada por el propio LaBrie) que se deleita y hasta se apropia de los coros. Pasada la mitad del Primer Acto, la emoción se hace sentir cada vez más con 'A Life Left Behind' y 'Ravenskill', con Jordan Rudess y John Petrucci reafirmando sobre el escenario su condición de ideólogos musicales. La emotiva 'Chosen' y la más siniestra 'A Tempting Offer' destacan de manera magistral en una presentación que da para todos los gustos, con James LaBrie dando lo mejor de sí mediante un desempeño que resalta la teatralidad sin sacrificar su inconfundible y cálido timbre. Para rematar la primera parte, 'The X Aspect', 'A New Beginning' y 'The Road Revolution' conforman una recta final vertiginosa, con el quinteto dando cátedra de elegancia y energía mediante ejecuciones que, a estas alturas, no merecen cuestionamiento alguno. De John Petrucci se ha dicho, escuchado y visto todo, pero sus habilidades sobrehumanas con las seis cuerdas siguen dando que hablar aun después de tres décadas, sobretodo sobre el escenario, donde el sentimiento se para de igual a igual con la técnica. Criticado por los detractores como un intérprete demasiado 'mecánico', el barbudo guitarrista barre con todo aquello en vivo, mediante una ejecución que denota en gran parte la honestidad plasmada en la música. Similar mención para Jordan Rudess en ese aspecto, por lejos el encargado de transformar una presentación musical en un espectáculo para todos los sentidos.

DREAM5

Luego de un intermedio de 15', regresamos al universo de "The Astonishing" de un solo golpe, literalmente, gracias al abrupto y envolvente comienzo del Segundo Acto con '2285 Entr'acte'. ¿Cuántas veces hemos nombrado a Jordan Rudess hasta el momento? Ya perdimos la cuenta, porque el tipo destaca, al menos entre los cuatro instrumentistas, como el gran responsable de darle vida y realidad a la historia tanto en el estudio como sobre el escenario, al igual que en la siguiente 'Moment Of Betrayal', en la cual Mike Mangini vuelve a recordarnos su reputación como uno de los bateristas más rápidos y efectivos del mundo.

Después de la ráfaga inicial, la oscuridad floydiana de 'Heaven's Cove' se deja caer como una capa envolvente bajo la cual se encuentran cara a cara una serie de sensaciones distintas entre sí, pero manteniendo siempre el hilo conductor, mientras que 'Begin Again' resulta tan conmovedora como en su versión original en estudio. Puedes decir lo que quieras respecto a "The Astonishing respecto a su concepto, pero en vivo, Dream Theater saca a relucir su oficio de intérpretes, siempre al servicio de la música y los fans. 'The Path That Divides' deja claro aquel punto, donde, de acuerdo al relato, se genera el mayor momento de tensión, donde Daryus (hijo de Lord Nafaryus) se bate a duelo con Arhys (resultando en la muerte del hermano mayor de Gabriel). Por lejos, el momento más teatral de la presentación, ratificando en vivo y en directo, que Dream Theater son más que intérpretes musicales. Mérito por parte de James LaBrie, cuya labor no merece cuestionamiento alguno. Al contrario, sobre el escenario, el canadiense se mueve como en sus mejores tiempos, siempre en forma pese a los años. Por cierto, Mike Mangini en la batería deja claro que su llegada a DT hace 5 años no fue casual.

DREAM6

'The Walking Shadow', 'My Last Farewell' y 'Losing Faythe' conforman los pasajes más cargados de emotividad y tensión en una presentación que mantiene absorto a todo un recinto colmado en su capacidad. El papel de James LaBrie llega a su punto cúlmine con una interpretación que conmueve hasta al más duro. Puede que "The Astonishing" no sea el disco esperado por los fans del Dream Theater clásico, pero eso se olvida con la experiencia en vivo, donde las sensaciones se hacen presentes y traspasan todas las fibras existentes y por haber. La breve pero melancólica 'Whispers On The Wind' es la prueba fehaciente de cómo, a estas alturas, a DT solo le importa hacer música e incursionar en facetas que, hasta hace una década, parecían totalmente inimaginables.

DREAM7

La recta final de "The Astonishing" marcaría el punto brillante de la mano de 'Hymn Of A Thousand Voices', con James LaBrie incitando al público a golpear las palmas al ritmo de la percusión, al mismo tiempo que todo el Caupolicán se une en una sola voz para interpretar el coro. De acuerdo al relato, las 'miles de voces' aludidas son las del pueblo que le devuelve la esperanza a Gabriel para poder devolverle la vida a su amada Faythe a través del poder de la música. Por lejos, el momento en que la luz se hace presente luego de la oscuridad, la pérdida y la muerte. Y es justamente esa misma luz la que llega para quedarse y conformar una nueva era, de la mano de 'Our New World', corte que le da un sentido completo a "The Astonishing" como experiencia en vivo. Luminoso y esperanzador, con los fans haciendo suyos esos coros que devuelven el alma al cuerpo. Y como 'encore', luego del interludio con 'Power 'Down' (se desactivan los Nomacs, triunfa la pureza de la música), llega el cierre con 'Astonishing', con la banda entregando, a su manera, un mensaje de esperanza para quienes mantenemos aún la fe en la música, el cine y la literatura (y todos los canales artísticos existentes) como medios de expresión ante los problemas de nuestro diario vivir.

DREAM8

EPÍLOGO

"The Astonishing", como experiencia en vivo, marca un punto de inflexión en la carrera de Dream Theater, introduciendo al quinteto neoyorkino en una faceta teatral bastante luminosa, contrastando enormemente con el drama policial que hizo de "Metropolis Pt2: Scenes From A Memory" la pieza conceptual que hizo de la banda un referente absoluto para los seguidores del Progresivo de la era actual. Las cosas como son: las referencias a Star Wars, Lord Of The Rings y, sobretodo, Jesus Christ Superstar bordean el límite entre la inspiración y la escasa originalidad respecto a los conceptos del pasado, así como nos presenta un final esperanzador pero más cercano a las 'historias ejemplares de esfuerzo' que nos ofrecen los medios como la TV que a la realidad cotidiana retratada en trabajos ya lejanos como "Awake" y "Train Of Thought". De todas maneras, soñar no cuesta nada y Dream Theater lo hace posible, aunque sea por casi 3 horas. Respecto a la banda, no sería exagerado afirmar que, luego de tres décadas, la incursión de los de Berkeley en un rumbo que, hasta hace unos años, nadie imaginaba ni en las mejores pesadillas, signifique un nuevo comienzo. O también un sendero en que se dividan los caminos. Los fans de la era clásica, probablemente, no lo aceptarán fácilmente, a diferencia de los recién iniciados. De cualquier manera, Dream Theater vuelve a ratificar su condición como número obligado sobre los escenarios, independiente del tamaño y la masividad. La localía está asegurada y el romance con el público nacional sigue vigente.

TRACKLIST: ACT 1: (Descent of the NOMACS) – 01. Dystopian Overture – 02. The Gift of Music – 03. The Answer – 04. A Better Life – 05. Lord Nafaryus – 06. A Savior in the Square – 07. When Your Time Has Come – 08. Act of Faythe – 09. Three Days – (The Hovering Sojourn) – 10. Brother, Can You Hear Me? – 11. A Life Left Behind – 12. Ravenskill – 13. Chosen – 14. A Tempting Offer – (Digital Discord) – 15. The X Aspect – 16. A New Beginning – 17. The Road to Revolution // ACT 2: 18. 2285 Entr'acte – 19. Moment of Betrayal – 20. Heaven's Cove – 21. Begin Again – 22. The Path That Divides – (Machine Chatter) – 23. The Walking Shadow – 24. My Last Farewell – 25. Losing Faythe – 26. Whispers on the Wind – 27. Hymn of a Thousand Voices – 28. Our New World // ENCORE: (Power Down) – 29. Astonishing

DREAM8
Contactos:


Reseña realizada por Claudio Miranda.
Fotografías tomadas por Diego Alonso Pino.



comments powered by Disqus