REVIEWS LIVE

05-06 AGOSTO - LISBOA, PORTUGAL

VAGOS OPEN AIR 2016

INTRODUCCIÓN

Este año y para cambiar algo las costumbres, decidí pasar mis cortas vacaciones en el país vecino y asistir al Vagos Open Air, o Voa para abreviar. Anteriormente, y como seguramente sepáis, este festival se celebraba más al norte, cerca de Oporto, pero este año lo han trasladado a Corroios, en Lisboa, en un polideportivo situado en el mismo centro de la población.

La verdad es que el festival en cuanto a organización hay darle un notable alto, y si no le pongo un sobresaliente, es por una razón de higiene y limpieza en cuanto las duchas y W.C. del camping, que por desgracia no estaban a la altura del resto de elementos del festival.

Un único y enorme escenario presidia el lugar de los conciertos, con una gran cantidad de tiendas de merchan y música. Una buena oferta de merchan oficial, con camisetas de todas las bandas, que aunque el viernes faltaron algunas, el sábado terminaron por llegar, y por supuesto, a muy buen precio, siendo la oficial del festival de 15 euros, y el resto a 20 euros, y oficiales.

La oferta culinaria era bastante amplia, aunque a las horas punta de la cena, se formaba una buena cola en todos los puestos, aunque es cierto que se atendía rápido. Además, al estar en la misma zona del escenario y enfrente, no te perdías nada de los conciertos, y mientras esperabas, podías seguir viendo el show. Buenos precios, buena calidad y variedad.

En cuanto a las cuestiones técnicas, el festival estuvo a gran altura, aunque hubo algunos problemas de sonido durante los conciertos de Anathema el viernes y Paradise Lost el sábado, pero por lo demás muy buen sonido y por la noche muy buenos juegos de luces, que aumentaron la calidad de los conciertos.

En cuanto a la zona de acampada, no era demasiado grande, ya que al estar el festival situado en la misma población, supongo que mucha gente alquilo alguna habitación o vivienda para el evento, pero resultó muy cómoda, salvo el detalle que antes he comentado, muy buen precio y detalles como el de poder cargar el móvil y que ellos se encargaran de vigilarlo.

No había cafetería ni nada por el estilo en el camping, pero habiendo varias cafeterías en los edificios colindantes al parque, esta no hacía falta y encima con un precio y una atención exquisitas. De sobresaliente la aceptación de la población del lugar. Pero lo importante era lo que íbamos a ver sobre el escenario, con bandas de diferentes estilos y procedencia.


VIERNES 05 DE AGOSTO

Bajo un sol de justicia y un calor que no tiene nada que envidiar al de Sevilla, los portugueses Dark Oath eran los encargados de abrir el festival. La banda tiene un disco editado hace escasas fechas, y aunque gozaron de poco tiempo, media hora, pudieron ofrecernos una buena muestra del mismo. Su Death Metal melódico fue todo un acierto para iniciar el festival.

De hecho, tiene mucho mérito, no solo en esta banda, sino en todas las que tuvieron que tocar con el sol en su máximo esplendor, el tener que hacerlo bajo esas condiciones, con el sol de frente dando fuerte, y con temperaturas de más de 30 grados. Su vocalista, al más puro estilo escandinavo en el timbre de voz, no para de moverse por el escenario, teniendo a sus compañeros algo más estáticos, aunque de vez en cuando se animaban a mover un poco las cabezas.

Si ya a priori era una de las bandas que me apetecía ver, durante su corta actuación me demostraron que pueden ser una banda a tener en cuenta en el futuro, y estando tan cerca de nuestro país, pues muy bien podrían moverse por nuestros circuitos de salas. Muy interesante su apuesta musical, y para qué negarlo, con unas canciones con mucha calidad y con feeling. Contundentes, melódicas y con un plus de energía perfecto para que la banda consiga unos cuantos fans más, algo que seguro hicieron en el Voa. Muy buena manera de comenzar el festival, a pesar del calor y de la corta duración. Seguiremos de cerca a Dark Oath en el futuro.

Los siguientes en saltar al escenario del Voa venían desde Italia, y le daba un cambio al estilo que habíamos visto antes, con sonidos más progresivos y experimentales. Al igual que los portugueses, Adimiron también tenían una media hora escasa y también bajo un calor extenuante. Por supuesto, y como era de esperar, salieron a dar todo lo que tenían, y además contaron con algo más de público, que ya empezaba a llegar al recinto del festival.

La verdad, es que su sonido, difícil de encasillar, tiene un factor muy potente en directo y aunque en sus discos puede parecer menos accesible, sobre el escenario adquiere una dimensión más cruda y potente. Su experiencia además se notaba en la movilidad de la banda, que se notaba muy suelta sobre el grandísimo escenario y no paro de animar y ser animada por el respetable, que desde el primer momento disfrutó de la música de los italianos.

Lo curioso, es que a pesar de tener varios lanzamientos en su historia, solo interpretaron temas de su último álbum del año 2014, “Timelapse”. Supongo que una banda de sus características, que evoluciona en cada disco, le es más coherente centrarse en su última etapa. De todas formas, poco importa, ya que precisamente su último álbum, tiene una gran calidad y se ve que calo bastante en un público con muchas ganas de concierto y que disfruto de la música de los italianos, despidiéndoles con una gran ovación, tras el escaso tiempo que tuvieron. Buen concierto para continuar la primera jornada, que nos descubrió otra buena banda para seguir sus próximos movientes.

VAGO3

El calor continuaba con su incesante castigo, mientras en el escenario preparaban la actuación de los alemanes Mantar y que por recomendación nos acercamos a verles de cerca. Para quien no los conozca, Mantar son un dúo con un estilo difícil de definir, ya que mezclan un poco de todo, pero sobre todo lo que tienen es un actitud y sonido que yo catalogo de macarra y sucio, pero con muy mala leche.

Es todo un espectáculo, porque se colocan uno enfrente del otro, de lado al público y únicamente el guitarrista y voz se dirige al respetable para presentar los temas y poco más. Hace años un colega me decía, que como una banda como Motorhead, con tres tíos, podía hacer tanto ruido. Bueno, pues ahora tenemos lo mismo, pero solo dos personas encima del escenario.

Y es que además los temas tienen gancho, con buenos riffs, pero nada de ritmos facilones, porque dentro de esa actitud algo desenfadada y pasota que tiene, las canciones tienen cierta dificultad técnica y sobre todo calidad.

Está claro que son muy recomendables de escuchar, pero es en el directo donde se nota que sacan todo su jugo y su esencia. Y ciertamente el público que congregaron, cada vez más numeroso, se dio cuenta de ello y agradeció el gran concierto que se marcaron, a pesar del calor que sufrieron, calor nuclear según sus palabras, y que les hizo acabar exhaustos. Sin lugar a dudas han sido el gran descubrimiento del festival y marcándose uno de los mejores conciertos del mismo, dejando el listón muy alto al resto de bandas.

VAGO4

El sol comenzaba ya a caer, pero aun daba con fuerza sobre el escenario del Voa, dándoles la bienvenida a los suecos Katatonia. Ciertamente no era la mejor de las atmosferas para su música, oscura y melancólica. Pero es en estas lides donde una banda demuestra su calidad y experiencia.

Durante la siguiente hora y cuarto, los chicos de Jonas Renkse nos dieron toda una lección de cómo hacer un concierto oscuro a plena luz del día, manteniendo las atmosferas y los sonidos que les caracterizan y llevándonos a su particular mundo de melodías decadentes.

Por cosas de la vida, esta era la primera ocasión que tenia de verles en directo, y debo confesar que me sorprendió muy gratamente, que sus temas suenan más poderosos en directo que en el estudio, dándole un tono más contundente, mejorando aún más los temas.

Mucho se ha criticado su último disco, en concreto por sus fans más ortodoxos, achacándoles que es muy tranquilo y que debería tener algo más de caña. Tres temas cayeron del mismo, y me reitero en lo dicho, suenan aún mejor que en el disco. También me sorprendió la movilidad de la banda, que esperaba que fuera algo más fría con el respetable, y que con el gran Jonas al frente, no paro de moverse por todo el escenario. Cuidado, tampoco es que sean el culmen de la alegría y la felicidad, pero es que no hace falta sonreír para trasmitir confianza y disfrute.

Me atrevo a decir además, que fueron la banda que mejor sonido tuvo en todo el festival, algo que nos permitió captar todos los matices de su sonido y sus temas, de los cuales por cierto, pudieron hacernos una buena representación, centrándose en su última época, lo cual es algo lógico, ya que definen su actual estilo.

Solo tuvieron un pequeño problema con el micrófono en un tema, y lo comento, porque la banda lo solvento de manera esplendida con el nuevo guitarrista Roger Öjersson, supliendo las voces de manera ejemplar y demostrando que además de aportar buenos solos a la banda, también hace un equipo perfecto con Nyström a las guitarras y a los coros.

Aunque el cambio de estilo con respecto a Mantar fue bastante radical, Katatonia demostraron porque llevan en este mundillo más de 25 años, con un estilo propio y manteniéndose en la primera división de la escena europea.

VAGOS5

Con la noche ya cerrada sobre el cielo portugués, uno de los cabeceras de cartel del viernes, Anathema, hacia acto de presencia sobre el escenario, y ya desde un principio se vio que venían con muchas ganas de agradar y dar un gran concierto. La pena fue que no gozaron de un buen sonido, teniendo que esperar algunos temas a que la voz sonara con el volumen adecuado. Aun así, la banda procedente de las islas británicas tiene suficiente experiencia para hacer un concierto a la altura de su categoría.

Al igual que sus predecesores en el cartel, su setlist se basó en sus últimas obras, con alguna pequeña concesión a obras anteriores, como los siempre presentes “Natural Disaster” y “Fragile Dreams”.

La banda de los hermanos Cavanagh demostró su buen estado de forma, con Danny y Vincent al frente, siendo los maestros de ceremonias y que además hacen un gran equipo con Lee a las voces femeninas, con temas tan emotivos como “Untouchable” o la misma “Natural Disaster”, que Lee suele convertir en todo un himno, con el público con sus móviles encendidos, como ya es costumbre.

Debo admitir, que era uno de los conciertos que más esperaba y que por supuesto, estuvo a la altura de mis expectativas, haciéndoseme muy corto, a pesar de la hora y media de duración.

La banda se encuentra preparando ya su próxima entrega discográfica, la cual puede ser la que los encumbre definitivamente en el Olimpo de la escena prog y experimental, no solo del continente, sino de todo el mundo. Prueba de ello, fue la enorme ovación que recibieron al acabar su concierto por parte de un público que disfruto cada momento del show

VAGOS6

Aun nos quedaba una última actuación para cerrar la primera jornada y de nuevo desde Suecia, recibíamos a las hueste del señor Mikael Åkerfeldt, los siempre cambiantes Opeth. La verdad es que no se les puede achacar nada a la banda, ya que son una maquina completamente engrasada, con unas interpretaciones perfectas de los temas, siendo el jefe el principal acaparador de las miradas y sobre todo de las risas.

Y digo esto, porque quien no haya asistido nunca a un concierto de Opeth, debe saber que Mikael no solo se dedica a cantar y tocar la guitarra, sino que entre tema y tema suele hacer una serie de pequeños monólogos en los cuales suele bromear sobre su bigote y algunos temas sobre la vida. Lo mejor es que el resto de la banda parece totalmente ajena a esta faceta del jefe y casi no le hace caso. Cuanto más, curioso.

En lo musical, lo mejor del concierto fue el pequeño repaso a su carrera, tocando casi un tema de cada disco, incluyendo sus temas más melódicos y setenteros y los más antiguos y guturales.

A punto de sacar su nuevo álbum y planificando la que será su gira de presentación para el próximo año, era el marco ideal para este setlist, que se agradeció, sobre todo para ver las diferentes facetas de la historia de la banda y no centrándose en una sola etapa de la banda.

Claro que se quedaron temas fuera, aunque gozaron de hora y mediad, no es suficiente para contentar a todo el mundo, pero me quedo sobre todo con el final y ese temazo que es “Deliverance”, perfecto para despedir una gran actuación, demostrando que son una de las grandes bandas progresiva de la actualidad.

Eso sí, algunos tuvimos una pequeña decepción, ya que habiendo sacado algunos días antes un tema nuevo, bien podrían haberlo hecho a modo de premier en directo. Entonces el concierto habría sido perfecto.

Pero por supuesto fue de sobresaliente, haciendo que la primera jornada del Voa fuera un auténtico éxito de bandas y público, y dejando el listón muy alto para la segunda jornada.


SÁBADO 06 DE AGOSTO

Tras la completa y satisfactoria primera jornada del festival, nos preparamos para el segundo día, no sin antes aprovechar la mañana para hacer una pequeña visita a la playa cercana. Y es que otro de los atractivos del festival es su situación, que tiene a 10 minutos la playa y la misma Lisboa, lo que permite hacer un poco de turismo durante el fin de semana. Tras la mañana de relax, estábamos preparados a las cuatro de la tarde para ver el desarrollo de la jornada.

La representación española este año en el festival venia de Asturias y no eran otros que Soldier, que como el día anterior tuvieron que pelear contra un intenso sol, que daba de lo lindo a las cuatro de la tarde. Podríamos decir que solventaron su concierto con nota alta, y es que su Thrash clásico engancha desde el principio y la propia banda tiene ya bastantes tablas sobre el escenario para llevarse al público a su terreno.

Un público que me atrevo a aventurar que en esta segunda jornada estuvo más presente desde primera hora y que desde el primer tema mostro su apoyo a la banda, y es que, por lo que vi, la banda debe tener unos cuantos seguidores en el país vecino. Y seguramente, el mercado luso podría ser una buena fuente para las bandas españolas.

Como estaba estipulado en los horarios, los asturianos dispusieron de una media hora escasa y casi ni se dirigieron al público, para no perder demasiado tiempo, pero si hubo un momento para darle las gracias al público y al festival por contar con ellos para esta edición.

Personalmente era la primera vez que tenía la oportunidad de verles y por supuesto ya tenía buenas referencias de ellos y para nada me defraudaron, demostrando mucha fuerza, contundencia y a pesar del calor, muy buena presencia sobre el escenario.

Seguro que esta oportunidad les habrá venido genial para obtener nuevos seguidores en el país vecino y por supuesto, su inclusión en el cartel también les habrá dado muy buena publicidad.

Yo por mi parte, me quede con muy buen sabor de boca, pero con ganas de verles en un ambiente más propicio y con más tiempo para disfrutar su música. Genial los Soldier.

VAGOS7

La segunda representación del país vecino en el festival tenía un tono algo más progresivo que el de sus compatriotas Dark Oath, aunque las tesituras generales eran el Death Metal melódico, se trata de Equaleft. Salieron con mucha fuerza y muchas ganas, ya que jugaban en casa y está claro que querían hacerlo bien delante de su público. Su estilo además era proclive para ello, con ese sonido tan cercano a los franceses Gojira, aunque algo menos experimental y algo más crudo.

Por supuesto también sufrieron el intenso calor y es que debe ser muy difícil tocar en esas condiciones. La banda no se movió demasiado, y lo entiendo, salvo su vocalista que no paro ni un segundo de animar a la gente e intentar hacer un concierto para que lo pasáramos bien. Y debo decir que lo consiguió en buena medida, y es que además la música de la banda es como poco interesante, con esa influencia progresiva y con temas contundentes y con mucha fuerza y garra.

Por supuesto, no gozaron de mucho tiempo y cuando nos dimos cuenta ya se estaban despidiendo. Una banda muy interesante que estaría bien tener en cuenta y es que al igual que antes he dicho que el mercado luso sería muy interesante para las bandas españolas, en el sentido contrario también opino lo mismo y es que también creo que hay bandas muy interesantes en Portugal. Un concierto muy interesante y muy intenso que nos llevó en volandas para continuar con el resto del festival, y sobre todo a los conciertos que venían exactamente después.

La siguiente banda en saltar al escenario, Schammasch, era la gran incógnita del festival, por lo menos para mí, y por más de una razón. La primera de ellas era su estilo, un Black Metal que se sale de la ortodoxia y que plantea nuevas influencias y otras sonoridades, con largos desarrollos y son muchos pasajes instrumentales y atmosféricos.

También porque la hora no era lo más acorde para su música, tan oscura y siniestra, y sobre todo porque su imagen habría sido más vistosa en la oscuridad de la noche y aprovechando unas buenas luces ambientales.

Pero la verdad es que no defraudaron, saliendo además con toda la indumentaria y ciertamente debieron de pasarlo muy mal, sobre todo su vocalista con esa indumentaria tan enorme, y con todo el solano dándole de frente. Chapo para ese hombre.

La verdad es que como apuesta del festival hacia el Black Metal, junto a Abbath, que vendría después, me pareció todo un acierto y es que los suizos son una de las bandas que en mi opinión podrían encabezar el moviente europeo del estilo, revitalizándolo como bien están haciendo.

Tristemente me quede con ganas de disfrutar su música de mejor manera, ya que no creo que la hora fuera la más idónea, como bien he dicho antes, y espero tener la oportunidad de verles mejor en el futuro, ya que sus discos me han gustado mucho. Muy recomendables para los que les gusta el estilo, eso sí, abiertos de mente, no congelados del pasado.

VAGOS9

No soy muy proclive a realizar críticas negativas sobre un concierto y la gente que me conoce sabe que suelo disfrutar con la mayor parte de los conciertos a los que asisto. Pero por desgracia lo de Abbath en el Voa no tiene perdón. Cierto es que sus mejores momentos como músico, compositor e incluso frontman pasaron hace ya algunos años, y es que además, tras su salida de su banda de toda la vida, Immortal, pues no tiene mucho que ofrecer a la escena.

Está claro que aún vive de su pasado y por eso lo incluyen en los grandes festivales, pero me da que como siga con el mismo camino, no terminaran en olvidarse de él. Y sobre todo si hace lo mismo que el sábado en Corroios.

Tras las buenas sensaciones que nos dejaron Schammasch, sabiendo hacer un buen show de Black Metal a la luz del día, uno de los padres del estilo no fue capaz de lo mismo, haciendo un show carente de ritmo y sobre todo soporífero.

Solo cuando le daba por rememorar a su banda madre y hacer temas de los buenos tiempos, conseguía levantar un poco el ánimo del concierto, y cuyo público no dejo de animar y vitorear a su ídolo, comportándose con más clase que él.

Ciertamente sus temas nuevos no pasan el examen del directo, o por lo menos tocados por esta banda, que todo sea dicho no tiene por dónde cogerse. En un estilo donde la imagen tiene tanta importancia, en la banda parece que cada uno va a su bola en este aspecto, sin ninguna uniformidad ni buen gusto.

Siento decir todo esto, pero tuve en su momento la fortuna de ver a Immortal en directo y esa banda impresionaba sobre el escenario, pero esto de ahora no tiene nada que ver y siento decir que me pase la hora y cuarto que dispuso deseando que acabara, porque no me había aburrido más en mucho tiempo.

Una pena, ya que el nivel del festival estaba siendo de sobresaliente y la actuación de Abbath y los suyos hizo que bajara mucho la calidad. Casi sin aplaudir al final, esperamos que las dos bandas cabeceras nos devolvieran el buen gusto por la música y el directo.

VAGOS10

A pesar de haber sido incluidos en cartel tras la caída de Anthrax, los veteranos Paradise Lost siempre son bien recibidos en cualquier festival y es que parece que están viviendo una segunda juventud, tanto en directo, como bien demostraron, como en el ámbito compositivo, con unos últimos discos de gran calidad. De hecho, lo que más me gusto de su actuación fue que era más un concierto más de la gira de presentación de su enorme “The Plague Within”, que un concierto de festival, llegando a tocar varios temas de este disco.

Creo que esta era la tercera o cuarta vez que veía a la banda y ha sido la mejor. Ya de por si su actitud sobre el escenario es siempre de banda experimentada, que sin moverse demasiado, sabe cómo llenarlo. Pero es que además, se divierten sobre las tablas, y eso se nota al trasmitirlo al público.

Encima el setlist fue de diez, combinando de manera muy acertada temas nuevos y antiguos, los más tranquilos con los más animados, los más Doom con los más Death. Y es que tienen un fondo de catálogo para dar y recibir. Y por supuesto, siempre se quedara alguna fuera, pero ves el listado y te das cuenta que no sobra ninguna.

Otra pequeña sorpresa, es que no terminaron con “Say just Words”, algo que parecía norma en los últimos años, eligiendo acertadamente como final “The Last Time”. De hecho, algunos nos quedamos con cara de poker cuando tocaron “Say just Words” a la hora de concierto, sabiendo que aún quedaba media hora y se despidieron. Un cambio que ha sido para mejor.

Lástima el sonido que tuvieron, el peor del festival, que en ocasiones no nos dejaba escuchar la voz de Holmes, que está en una forma increíble, sin parar de animar a la gente y con la voz en un estado envidiable. Un grandísimo concierto de los ingleses, que demostraron que siguen en la primera división de la escena y que les queda cuerda para rato. Y yo que me alegro y mucho. De sobresaliente.

VAGOS11

Por desgracia el festival llegaba a su fin, aunque aún quedaba la última traca, y es que los alemanes Kreator venían a demostrar porque eran los cabezas de cartel del festival. Con todo el espectáculo, con petardos y confeti y todos sus avíos. Esta es otra de esas bandas que parece que la edad les ha sentado muy bien, sacando grandes discos y con una forma en directo que más de un banda joven le gustaría tener. Encima, están preparando nuevo disco, por lo que nos ofrecieron un setlist con lo mejor de su carrera.

Con el señor Petrozza al frente, la formación lleva estable ya unos cuantos años y eso se nota sobre el escenario, compenetrándose a las mil maravillas. Sobre todo no deja de asombrarme su guitarra solista, el finlandés Sami Yli-Sirniö, que toca como si fuera lo más fácil del mundo, pero siempre con una expresión de estar disfrutando del concierto.

En este concierto es donde los amantes de los pogos y del crowdsurfing disfrutaron más, levantando una polvareda enorme y volando sobre el público, haciendo que los seguratas del foso no dieran a basto recogiendo a seguidores dela banda. Incluso tuvimos un enorme Wall of Death, como debe ser.

Como he dicho, el setlist fue muy bien escogido, haciendo sus mejores canciones. Que si, que seguro se dejaron esa que tanto nos gusta fuera del concierto, pero tampoco se pegaron tres horas tocando, y en la hora y media que dispusieron, los temas escogidos dieron para todos los gustos.

Me encanto que terminaran con su legendario “Betrayal”, y es que las dos últimas veces que les vi, no lo tocaron y me sorprendió bastante, por lo que representa y la tralla que tiene el tema.

La verdad es que nos quedamos más que satisfechos del concierto de los teutones, que como siempre no fallan en concierto. Y así se lo demostramos con el gran aplauso y las ovaciones que duraron unos minutos mientras se despedían. El mejor show para terminar el festival.

Les puedo decir que esta primera experiencia en el Voa es muy satisfactoria. Un gran festival, con algún pequeño detalle que mejorar, pero que en definitiva es una gran alternativa muy seria, económica y de calidad para los que no podemos ir al centro de Europa.

La verdad es que me quedé con ganas de más y ya estoy pensando en cuál será el cartel del año que viene. Porque seguramente repetiré. Muito obrigado, Voa.

VAGOS12

Reseña realizada por Albert Reinoso.
Fotografías gentileza de Rafa Diablorock.



comments powered by Disqus