REVIEWS LIVE

SOOON5

15 ABRIL - MUSIC HALL, BELO HORIZONTE

SONS OF APOLLO EN BRASIL

Sons of Apollo, grupo formado por Jeff Scott Soto (voz), Ron "Bumblefoot" Thal (guitarra), Billy Sheehan (bajo), Derek Sherinian (teclados) y Mike Portnoy (batería), desembarcaron en Brasil la semana pasada para una mini-gira de apenas tres presentaciones. Después de tocar en Porto Alegre el día 12 y en São Paulo (día 14) la banda hizo su último show el domingo, día 15, en Belo Horizonte.

El evento tuvo el puntapié inicial a las 20h, con show de apertura a cargo de la banda Dolores Dolores. Formada por Wille Muriel (vocal), Humberto Maldonado (guitarra), Rodrigo Cordeiro (bajo) y Alessandro Bagni (bateria) el cuarteto tuvo la tarea de calentar el pequeño público hasta entonces presente para el evento principal.

A pesar de tocar un hard rock bien enérgico, el hecho es que el show de Dolores Dolores fue un tanto frío. A excepción de Wille, los demás miembros de la banda mostraron muy poca presencia de escenario, tal vez por el poco espacio disponible para moverse, ya que el equipo de Sons of Apollo ocupaba buena parte del escenario del Music Hall - o por algún otro motivo.

De todos modos, mi primera experiencia viendo Dolores Dolores sobre el escenario dejó una buena impresión en lo que respecta a sus canciones, pero no a su actuación en vivo. Tal vez con más espacio para moverse y más que sólo 30 minutos para presentar sus canciones, la banda se comporte de manera diferente. Pero eso sólo viéndolos en el futuro para poder comprobarlo.

Pasado poco más de media hora desde que Dolores Dolores dejó el escenario y con un público mejor - pero muy por debajo de lo esperado o merecido para una banda como Sons of Apollo- "Intruder", música de Van Halen, comenzó a tocar en los PA's , anunciando que el acontecimiento principal de la noche estaba comenzando. A los pocos segundos, los miembros de la banda fueron entrando para meter el pie en el acelerador con "God of the Sun", pista que abre su primer y único álbum hasta el momento, "Psychotic Symphony".

SOOON7

Con sólo un álbum lanzado, Sons of Apollo llenó el tiempo de duración del show con covers y solos individuales. Mientras unos funcionaban bien, otros no tanto. Pero hablaremos de ello en un momento.

A continuación de "God of the Sun", fue el turno de la banda para enmendar "Signs of the Time". Al final de ella, Jeff tomó unos minutos para conversar con el público, antes de seguir con la presentación. Si tiene una cosa que puede ser constatada cada vez que veo a Jeff Scott Soto en el escenario es que él es uno de los chicos más injustificados o azarados del rock. En serio, el tipo tiene una voz extremadamente versátil y un carisma como pocos en el mundo de la música actual. Sin embargo, no puede llegar al nivel de los grandes nombres del género, yendo de banda en banda y de proyecto en proyecto para poder mantenerse de manera activa. Para tener una idea, Jeff consigue estar involucrado en más bandas y proyectos paralelos que Mike Portnoy. ¡Y mira que el ex baterista de Dream Theater es uno de los recordistas en esa categoría!

El show de Sons of Apollo continuó alternando buenos momentos, con la banda tocando su álbum de estreno en su totalidad, del que podemos destacar "Divine Addiction", "Alive" y "Opus Maximus". Como se dijo anteriormente, hubo espacio para todos los miembros-a excepción de Potnoy y Bumblefoot- tener su oportunidad de brillar solos en el escenario. Billy Sheehan y Derek Sherinian hicieron solos que, aunque técnicamente muy buenos, se enfriaron un poco los ánimos en el Music Hall. Siempre pienso que esos solos son buenos y todo lo demás, pero, ¿no sería más productivo usar ese tiempo para añadir otra canción a la presentación?

Bumbleffot y Jeff también tuvieron sus momentos de destaque, aunque no exactamente haciendo solos. Mientras que Bumblefoot lideró la banda en la ejecución de una versión extremadamente rock n 'roll del tema de la Pantera Rosa, Jeff tuvo su momento solo en el escenario comandando a la galera en los primeros momentos de "The Prophet's Song / Save Me", cover de Queen para las que tuvo el guitarrista a su lado. Este momento, incluso, trajo uno de los buenos momentos del show y una prueba del carisma de Jeff Scott Soto. Poco antes, el vocalista había dicho que, si le dieran una caipiroska, haría unas "cosas muy locas" en el escenario. Una petición atendido durante su momento solo, comandó el coro del "vira-vira-giró" mientras se tomaba la bebida casi de un solo trago.

"Lines in the Sand", música de Dream Theater presente en el álbum "Falling into Infinity", único grabado por Derek con la banda, cerró la primera parte del show. No tardó mucho y la banda regresó a "Coming Home", primer single de "Psychotic Symphony" que se lanzó y que terminó las casi dos horas de presentación de Sons of Apollo - y la última - en nuestro continente.

SOOON8

Si Dolores Dolores mostró poca presencia de escenario, lo contrario se puede decir de Sons of Apollo. No sólo Jeff, sino que también Billy y, sobre todo, Bumbleffot mostraron mucha energía y carisma, fueron corriendo a todos lados, haciendo bromas, algunas bien físicas, como cuando Bumblefoot toma el vaso de caipirinha (el segundo recibido por Jeff), luego miró a los lados para comprobar si alguien lo observaba, para entonces dar un trago. Mike y Derek, a pesar de la imposición de sus instrumentos - a diferencia de los tecladistas, como Jordan Rudess (Dream Theater), Coen Janssen (Epica) y Vadim Pruzhanov (Dragonforce), entre otros, Derek no opta por usar una versión más portátil de su instrumento en ningún momento, lo que le daría más movilidad, pero también transmitieron bastante energía.

Técnicamente, no hay nada que decir, ya que todos los miembros de Sons of Apollo son músicos talentosos y virtuosos que saben exactamente cuándo exhibir su virtuosismo y cuando hacer un sonido más directo y sin firmas. En ese aspecto, destaque para Bumblefoot que, libre de las amarras impuestas por Axl Rose en su paso por Guns N 'Roses, muestra que es un monstruo de las seis cuerdas.

Al final de cuentas, podemos decir que Sons of Apollo hizo un excelente show, que sólo no fue mejor debido a los momentos en que el clima se enfrió un poco, durante los solos de Billy y Derek. Y de la poca presencia de público. Impresiona como el público de Belo Horizonte, una ciudad famosa por su tradición en el rock y el metal, va tan poco a shows del estilo. No sé si eso se debe al hecho de que la galera prefiere pagar menos para ver shows de bandas cover, el hecho de ser muchos shows en la ciudad ese mes - además de Sons of Apollo, Pestilence tocó aquí el día 6, Glenn Hughes toca el día 19, Bloco dos Camisas Pretas hace su evento, antes de carnaval, el día 21, Pain of Salvation toca el día 27 y Moonspell el día 29, o si es mala voluntad.

De cualquier forma, el hecho es que tardó mucho para Belo Horizonte volver al radar de giras de bandas de pequeño y mediano porte y, si la presencia de público continúa así, la tendencia es que cada vez menos conciertos del estilo ocurran por aquí. Lo que sería una pena.

Reseña escrita por Rodrigo ‘Piolho’ Monteiro.
Fotografías gentileza de Alexandre Guzanshe.



comments powered by Disqus