REVIEWS LIVE

GTH2

21 ABRIL - TROPICAL BUTANTA, SAO PAULO

GLENN HUGHES EN BRASIL

Un señor en lo alto de sus 66 años es anunciado en el escenario del Tropical Butantã en São Paulo. Muchas veces no se tiene la noción de cuánto la música es arrebatadora en sus detalles. Y de esa forma, no tenía idea de qué hablar de Glenn Hughes, aquel más conocido como "La voz del Rock".

¿Qué podría ser dicho sobre una de las voces más significativas del Rock? En el álbum "Burn" de Deep Purple, pasando por los bellísimos discos "Phenomena II" y "Trapeze", alianzas con Tony Iommi, y discos más recientes y excelentes hechos con Black Country Communion y California Breed. Parece que la edad no tiene peso para este hombre.

Las luces se encienden y los pensamientos fugitivos se inclinan sobre el escenario. He aquí, el hombre que yo veía en las capas de los discos estaba bien allí, al alcance de mis recuerdos juveniles. En el caso de que se trate de una de las más importantes de la historia de la humanidad, se ha convertido en una de las más antiguas del mundo. Todo en él es un espejo de idealizaciones estéticas que moldean el Rock Clásico (I love this).

Sin mucha conversación los acordes de "Stormbringer" resonaron por todos lados, el sexto, séptimo e innumerables sentidos fueron activados. Las primeras palabras que me vienen a la mente son FUERZA Y LEVEZA. Lo que mis tímpanos saltan es por las vibraciones de un bajo poderoso (la fuerza) y un cuerpo que no anda/desliza, más parece flotar (es la ligereza). Glenn ofrece una hermosa visión de cómo es hermoso envejecer, por la forma en que se porta en el escenario. A cada movimiento que hace al doblarse con el bajo, la sensación de que el es, el Dr. Sócrates del Rock.

GTH3

En "Sail Away", mi amigo demuestra por qué es tan aclamado: la voz está impecable. Si ya no era lo suficientemente genial ser Glenn Hughes, esta criatura hermosa es un bajista fenomenal.

El público va al delirio con "Mistreated", una canción más del clásico "Burn" en que todos cantan juntos. La noche prometía ser antológica (¡Y fue!). Era notorio la emoción en el gesto del viejo Glenn, siempre llevando al rostro las manos en señal de agradecimiento y sorpresa, con la cantidad de gente que allí estaba, y la buena energía que allí se hacía presente. No fue hasta donde soltó la bella frase: "Ustedes no vinieron aquí para verme, sino que yo viene para verlos". Además de enaltecer al público paulista, se notaba que era genuino en humildad y en las gentilezas de sus palabras.

En "This Time around", él rinde homenaje al viejo amigo de Deep Purple - John Lord: "Ciertamente la canción lo haría llorar", fue uno de los momentos más grandiosos del show, y en la secuencia aún tuvo a "Holy Man", dando continuidad a la grandilocuencia del momento. Un embate casi dionisíaco, yendo al contrapunto con la frenética "Gettin'Tighter", y llevando la locura con la siempre delirante de escuchar "Smoke on the Water", completando con peculiar interpretación de "George on My Mind". Glenn nos ofrece un abrazo gigantesco y una vez más agradece, incluso diciendo que no encuentra palabras para el momento.

A esa altura del juego ya era posible prever que la felicidad de la hinchada era general, sin sustos y penales perdidos. Quien allí estuvo, tuvo el honor y fue testigo de un momento único de la prolifica carrera de uno de los nombres más importantes del Rock. Con una discografía repleta de álbumes excepcionales, el setlist fue montado con esmero y me parecía una personificación sincera de Deep Purple, sus excelentes músicos y una sincera afinidad que se nota entre ellos.

GTH4

En cierto momento presenta su baterista, el chileno Fernando Escobedo, contándonos sobre cómo él estaba en busca de un gran baterista y de cómo se debe creer en los sueños y buscarlos con extrema fuerza.

Glenn es un gigante que flota sobre la tierra, porque en el baile él es suave y denso como la niebla. Y de esa forma, él nos eleva con "Highway Star y Burn". Todo allí es una energía que difícilmente alguien podría transformar en letras. Es de la naturaleza de quien vive y siente el Rock, estar en ese momento en estado de ligereza absurda, no tiene mala energía que quede en un cuerpo en estado de gracia. Un gran final para clavar en la historia de la ciudad el nombre de esa leyenda. Larga vida al Sr. Glenn Hughes. Gracias y hasta luego mi querido amigo.

Reseña escrita por Cristiano Machado.
Fotografías gentileza de Jair.Rock.



comments powered by Disqus