REVIEWS LIVE

28 Marzo 2015

OBITUARY EN FORTALEZA, BRASIL

ZUBEROA
INTRODUCCION

Viniendo de una de las cunas del death metal, directo desde el estado de Florida, la banda OBITUARY estuvo de gira por tierras brasileñas, siempre tocando en los clubes para llevar y compartir el poder con headbangers de la mayor parte del país. Blackout Discos y Empire, unieron sus fuerzas para traer a Belém, Fortaleza, Recife y Manaus uno de los grandes iconos del estilo. La asociación de los dos garantizó uno de los mejores espectáculos del año en las ciudades mencionadas. Echa un vistazo al abrumador espectáculo de John y Donald Tardy, Trevor Peres, Terry Butler (ex-DEATH) y Kenny Andrews en Fortaleza, la segunda parada de la gira.


S.O.H

Quién vino al Complexo Armazém era recibido por el death/grind (más death que grind) de SIEGE OF HATE que saltó al escenario britanicamente. La banda, formada por Bruno Gabai (voz y guitarra), Saulo Oliveira (batería) volvió a recibir el apoyo de Lucas Gurgel (CLAMUS). Sólo que esta vez el guitarrista estaba en el bajo, en sustitución de George Frizzo que viajaba. A pesar de la baja, se mantuvo el enorme peso y la ametralladora de buenas canciones que disparó en los oídos de los (todavía) pocos presentes como una tropa de tanques de guerra. Durante el show, Gabai anunció que este año la banda lanzará un EP en vinilo llamado "Brave New Civil War" del cual presentó uno de sus temas, "Hope Died...At Last". El cantante agradeció a los que llegaron temprano para verlos. "Ustedes son subversivos por naturaleza", dijo antes de tocar la canción principal de su primer larga duración, "Subversive By Nature". "Nunca abandones tus sueños, a romper las barreras dentro de la cabeza", Gabai obtuvo espacio para contar de una pelea y otra. Y su voz que impresiona por la forma en que puede cambiar de rasgado a gutural o vice-versa. Mientras tanto, Saulo destruía todo de nuevo y Lucas hacía lo imposible, por lo que el sonido ya pesada y agresivo era aún más pesado y agresivo. El nombre de la banda se gritó por los presentes con los puños en el aire. Bien merecido para una banda de calidad, sin tener que ir a Europa para ver esto.

FACADA

FACADA va directo al grano, no pierdas el tiempo y golpea tu cuello, las pruebas de resistencia de los bangers. Grind en portugués, rápido, corto, brutal, un set enorme que termina casi en un instante, un ruido infernal, lo justo. Se trata de FACADA, se trata de James (voz / bajo), Danyel (guitarra) y D'Angelo (batería). Las letras, a pesar de ser en portugués eran casi ininteligibles, pero eso no impidió que los fans de siempre cantaran "Nadir", "Amanhã Vai Ser Pior", "O Cobrador" en la audiencia. Eso sí, no cantaron la nueva canción, ya que a James se le olvidó el nombre. "Estamos grabando un nuevo material. Esta canción es nueva y se llama... se me olvido ahora", causando que todo el mundo se riera a carcajadas (que es bastante inusual en este tipo de espectáculo). La bateria de D'Angelo parecía anunciar el apocalipsis. Y no era algo casual, era momento de "Apocalipse Agora".


OBITUARY

A pesar de la buena escalada de las bandas de apertura, era OBITUARY lo que todo el mundo estaba muy ansioso de ver. Esto quedó claro cuando Kenny Andrews apareció en el escenario incluso minutos antes de regresar con Donald Tardy oficialmente, Trevor Peres y Terry Butler. Cuando por fin los cuatro se pararon en el escenario para realizar una introducción instrumental estirada que parecía ser una de la madrugada. Pero seguían siendo las 10:30. Fue entonces cuando John Tardy toma su posición al centro del palco, el Armazém se convirtió en una gran rueda. La música fue una invitación a un buen mosh. La violencia continuó con "Visions In My Head", con la banda que se divierten tanto como el público. En la excitación, Trevor bangueaba tanto que llegaba a barrer el suelo del escenario con el cabello. Y durante todo el show, el guitarrista tomaba prestado el micrófono, más de una vez, para decir decir en portugués, "Obrigado, Fortaleza".

Una característica bien conocida de OBITUARY son las largas partes instrumentales, como en "Infected". John incluso tuvo la oportunidad de abandonar el escenario, dejando a su compañero brillar, mientras que tomaba agua talvez. Su voz sigue siendo la misma desde los años 90 y esa facilidad con la que emite los guturales hace que parezca que no se esfuerza. Y el peso es absurdo. Otra característica es que a diferencia de la mayoría de las bandas (y fans) del metal, el quinteto no porta chaquetas, cuero o accesorios. Después de todo, Florida es casi tan caluroso como Fortaleza. A veces un suelo aparece en el inicio de cada canción, a veces la canción termina en un largo riff, e incluso sin que se pegue a blast beats, Donald "hace milagros" en la batería, llegando a la opinión de que hay dos baterías en vez de solo una en el escenario. Su obra es un espectáculo en particular y todo el éxito del Obituary es sin duda también debido a su característico estilo de tocar. Es increíble cómo cada uno de los dos hermanos Tardy impresionan con su propio estilo en un género como el death metal.

ZUBEROA

Ahora es el turno de "Til Death" junto al público cantando a lo largo de toca la cancion. Cada nota se extiende, se profundiza, yendo a buscar lo que es más macabro en el bienestar humano, la liberación de los demonios que no son más que la esencia del alma. Y después de liberar toda la energía en temas como "Don't Care", todo el mundo iba a volver más feliz (y más ligero) a casa. "Violence" es otra del disco nuevo. También muy rápida y otra para causar una gran rueda. De vuelta a "The End Complete", el publico se entregó a la locura en "Back To One". El sonido del bajo aquí parece ser lo más pesado que hay en la tierra.

Después de "Dead Silence", la banda deja el escenario, pero antes Trevor se aseguró de conseguir una bandera de Ceará, el equipo más grande, para mostrarlo, llenando aún más de buena alegría al público. Me alegro de que no le gustara a Biff Byford unos años antes, porque habría tenido un abucheo.

Después de muchos "hey, hey, hey" al ritmo impuesto por Donald, los cinco están de vuelta, "Back On Top" para la segunda parte del espectáculo. John anunció que la próxima es la última pista del título del álbum, cuya portada (que tenía que ser más gore) estampa el telón de fondo del escenario. Y los gritos de John Tardy llevan al público a una especie de trance. Sabemos que el espectáculo se dirige hacia el pasado y sólo podemos desear que pronto llegue el momento de volver a verlos. Nos duelen los pies, la espalda, mi garganta saldría perjudicada para el día siguiente, pero se apresuran a verlos otra vez cantar canciones en Fortaleza como "I'm In Pain". Como es tradicional en los shows del quinteto de Tampa, "Slowly We Rot" cierra el espectáculo. Y este escritor, que no es una bestia, guardó el cuaderno y se fue por mosh.

01. Centuries of Lies - 02. Visions In My Head - 03. Infected - 04. Intoxicated - 05. Bloodsoaked - 06. Immortal Visions - 07. 'Til Death - 08. Don't Care - 09. Violence - 10. Back to One - 11. Dead Silence / BIS: 12. Drum Solo - 13. Back on Top - 14. Inked In Blood - 15. I'm in Pain - 16. Slowly We Rot

ZUBEROA <

Reseña realizada por Leonardo Daniel Tavares da Silva (www.whiplash.net).
Fotografias gentileza de Gandhi Guimarães y Chris Machado.





comments powered by Disqus