This is an example of a HTML caption with a link.

REVIEWS / DVD

PAIN – We Come in Peace (DVD 2012)

8,5 / 10

Muchas veces nos sentamos a escuchar música, leer algún buen libro o a discutir diferentes temas con nuestros amigos y no vemos cuán rápido pasa el tiempo. Es exactamente lo que me pasó al tomar la copia de este DVD y comenzar a ver el tracklist. Hombre, ¡Qué rápido pasa el tiempo! Nunca me había sentado a pensar que Pain, siendo un proyecto, ya tuviese siete álbumes de larga duración y que éste fuese ya su segundo DVD.

Aún recuerdo cuando años atrás conocí la banda. He sido fan de Hypocrisy por años y me encanta el trabajo que ha realizado Peter Tägtgren fuera de ella, pero Pain es algo completamente diferente. Creo que la inmensa mayoría de metalheads conocimos esta banda siguiendo el trabajo de Peter y no tanto por la discografía en sí. Quizás los más jóvenes sí hayan llegado a ella bajo otras razones. Es aquí donde vemos el porqué de proyectos aparte. Con una banda no puedes experimentar tanto como quisieras porque el nombre y el recorrido que ya has logrado no puedes mancillarlo con sonidos diametralmente opuestos. A pesar de eso Pain ha tenido una evolución muy grande desde sus inicios y ésta es la mayor evidencia de ello.

Su recorrido comenzó en 1997 con el disco homónimo, del que casualmente no hay un solo tema en este DVD, hasta su más reciente trabajo You Only Live Twice del 2011. A pesar de ser un proyecto que comenzó en solitario poco a poco ha ido forjándose un nombre en la escena, quizás, como dije antes, a la sombra del nombre de Peter Tägtgren. Aun así considero que tiene muchos méritos, sobre todo en estos difíciles años para la industria, el hecho de que su sello discográfico Nuclear Blast aún confíe en ellos y sigan vigentes es una prueba de ello. Pocos proyectos logran vivir por tantos años y sobre todo cuando el proyecto es tan diferente de la banda madre.

El concierto fue grabado el día viernes 13 de julio de 2012 durante el festival Masters of Rock en la ciudad de Vizovice, República Checa. Pain toma posesión del Ronnie James Dio Stage. De entrada podemos ver un enorme y espléndido escenario, ya típico en los festivales de verano europeo, y un juego de luces excelso. Primero vemos aparecer a David Wallin (Batería) y luego al resto de la banda donde Peter acapara la atención vestido con una camisa de fuerza que hace juego con su ESP blanca modelo clásica. Abren con el tema “Crashed” del disco Rebirth del año 2000. Vemos como el público acoge muy bien a la banda. Recién al final de la canción podemos escuchar un poco de voz gutural.

Continúa con “Walking on glass” casi inmediatamente al finalizar la anterior. Vemos a la banda saltar un poco siguiendo los acordes de la canción y luego Peter queda sólo cantando al soltar su guitarra, dejando el trabajo en manos de Michael Bahlin. “I’m going in” le sigue sin mayor presentación y escuchamos sonidos más melódicos y podemos ver la variedad vocal que tanto caracteriza a Peter. Una gran canción que poco a poco va capturando al público que parece estar ávido de música pero que necesita combustible para encender. “Monkey Business” con su sonido más pesado va logrando enganchar más al público y parece lograr su cometido, sobre todo por el show de luces a media canción.

Peter se toma un tiempo para agradecer a los presentes y anunciar que todos pueden ser “rockstar” pues el concierto se está grabando para luego salir en formato DVD y escuchamos los primeros acordes de “Dirty Woman” uno de los singles del último disco y que parece entrar muy bien en la audiencia pues conocen el tema. Escuchamos acá una voz más melódica que de costumbre e incluso con reminiscencias ochenteras. Vemos a Peter hacer un solo de guitarra que prácticamente será el único de la noche y los demás músicos también nos muestran su destreza. Entre penumbras comienza “Don’t Care” de su placa Cynic Parade del 2008. Un tema bastante pesadito y con una letra cargada de ira. El show de luces vuelve a estar a la altura.

“Feed the Demons” nos muestra la versión más oscura de la banda. Peter recorre el escenario de un lado a otro incitando a los presentes a unirse al demonio y ser alimentados. ¡Formidable canción! Que poco a poco acapara tus sentidos. Aquí es donde vemos que, a pesar de los prejuicios contra los sonidos industriales, se puede lograr un ambiente oscuro y repleto de vitalidad. El sonido electrónico no necesariamente es opuesto al metal, cuando lo sabes utilizar puedes lograr mezclas muy llamativas y potentes. Aquí lo muestra Pain pues ésto nunca deja de ser metal y del bueno. “Dark Fields of Pain” nos vuelve a mostrar la versatilidad de Peter. Su voz aquí es completamente diferente a todas las demás canciones. Ni en Hypocrisy, Lock Up, Bloodbath, The Abyss ni en ningún otro proyecto recuerdo haber escuchado el tipo de voz que realiza acá. Casualmente con este tema conocí la banda al escucharlo en el Beauty in Darkness volumen IV.

El público, que ha tardado en encenderse lo logra con “Eleanor Rigby” un formidable cover de The Beatles. A partir de acá la audiencia ya es una sola con la banda. Ya todos están compenetrados y disfrutando el show. No considero que haya sido problema de la banda para prender al público sino que éste estaba un poco al acecho esperando el momento de explotar. Se veía venir el momento desde mucho antes pero se necesitaba un tema que terminara de lograrlo y aquí se logra. Poco a poco veíamos a los asistentes de enfrente estar animados pero entre más atrás ibas se veía que sólo escuchaban la música sin gritos ni saltos. Acá se logra prender a todos los asistentes, irónicamente es con un cover.

“Stay Away” llega para mantener una marea que está cada vez más alta y arrastrando consigo todo lo que está a su paso y con “Bitch” se logra la euforia total. Es la más electrónica de la noche, al menos por el inicio, pero no por ello deja de ser metal. Por mucho que la banda tenga sonidos electrónicos el concierto no abandona la esencia metal. Una breve pausa a oscuras es el preludio a “The Great Pretender” y que comenzamos a escuchar tras la presentación por parte de Peter. Siendo otro single del más reciente trabajo de la banda nos hace ver que muchos de los asistentes conocen el tema y lo corean. Desde aquí podemos ver como canción tras canción son himnos de la banda que todos esperaban escuchar.

“Same Old Song” es de esos temas que por mucho que traten los músicos de apartarse de sus trabajos anteriores siempre traen algo que te suena conocido. La atmósfera de teclado suena muy Hypocrisy. La canción en sí no suena a Hypocrisy pero puedes notar la influencia y que fue compuesta por la misma mente maestra. “On and On”, que también pertenece a su disco Rebirth, nos muestra un aspecto más pesado todavía de la banda y vemos las virtudes de David Wallin con el doble bombo, aquí lo ejecuta a toda velocidad. Peter, Michael y Johan intercambian sus posiciones constantemente en el escenario y los vemos andar de un lado a otro, a veces a la derecha, otras a la izquierda y finalmente en el centro. Ha pasado ya una hora desde que el concierto comenzó y no se ha sentido el tiempo. Realmente la banda comienza prendida y continúa con el vigor como si fuesen las primeras canciones.

Junto con el anuncio del último tema se anuncia un músico invitado y ¡vaya músico! ¡Rob Dukes de Exodus! La banda cierra con broche de oro. Uno de sus temas más sonados y recordados “Shut your Mouth” desde que inicia el intro es coreado por todos y por vez primera en todo el concierto escuchamos al público cantar libremente una parte de la letra. Algo que no se le puede negar a Peter es que sus composiciones suenan al tema sobre el que tratan, esta canción suena alienígena. Dukes entra a disfrutar la canción. Anda de un lado a otro, salta, hace Head banging. Le vemos sentir en la sangre la música. Por desgracia, habría sido mejor escucharle más pues hace básicamente los coros y el resto Peter y el público. Comienza con su propio micrófono en la esquina derecha pero vemos como luego va al centro para cantar a la par de Peter, quien en la presentación le llamó su amigo. Cabe mencionar que casi al final vemos a un hermano venezolano portando orgullosamente su bandera. Siempre emociona ver un hermano latinoamericano con su bandera en un festival europeo.

La banda termina siendo aclamada apoteósicamente, parece irónico pues el público costó que se prendiera pero finaliza alabando la labor de la banda. Una hora con casi 7 minutos que no sientes cómo pasan. Muy admirable el hecho de que siendo una banda no extrema ni agresiva logre captar a un público sediento de metal. Reconozco que el concierto me sorprendió mucho pues esperaba menos y me dejó con ganas de volver a escuchar su discografía y volverme a sentar a ver el concierto completo. Antes de cualquier cosa debes tener tu mente abierta para aceptar este tipo de metal. No es apto para extremos.

El DVD tiene muchas fortalezas. Un setlist muy bien escogido tanto en los temas como en el orden. Mejor no puede estar el Juego de luces. La fotografía es óptima. La captura del sonido y video de lo mejor. La producción del disco en general está muy bien elaborada y muy bien trabajada. La mayor debilidad que le encuentro es que solemos ver las mismas tomas una y otra vez. Hay muchas cámaras pero vemos enfocar a las mismas personas de enfrente y cuando nos muestran a Wallin es siempre desde el mismo ángulo, siempre a su derecha; no tenemos la perspectiva desde su izquierda, frontal, a sus espaldas o sobre su cabeza; cosa que siempre se disfruta, ver la labor del baterista desde una perspectiva aérea. Quizás una gran ventaja de las tomas es que nos muestran chicas muy bellas en el frente.

Del aspecto técnico de la banda no hay mayores cosas que recriminar más bien hay que resaltar que la banda suena con más fiereza y potencia en vivo que en estudio. No suena tan electrónica sino como un metal con ciertos toques electrónicos. Quizá podría decepcionar un poco a más de uno el hecho que el público responda hasta tan tarde. Viene respondiendo tímidamente desde el tema 1 pero se enciende del todo recién hasta el 9, lo cual es demasiado tarde. Como dije antes, no achaco esto a la banda, ellos se entregan desde el inicio. Recordemos que a los festivales asisten fans de todos los géneros y de infinidad de bandas y no siempre concuerdan con todas. Quizás por ahí venga un poco el problema. Pain tocó justo después de Edguy, Unisonic, Exodus, Freedom Call, entre otras. Vemos la variedad de géneros que hubo esa misma noche y no todos degustan de algo tan diferente al paladar metalero como lo es Pain. Vale la pena aclarar que tampoco es que el público esté dormido. No, para nada es así. Pero contando que es un festival al que asisten miles de personas vemos en un inicio sólo las primeras filas saltando y coreando pero tampoco es que sean unos pocos. La banda es bien acogida desde el inicio.

Más allá de todo el DVD vale la pena. La banda es diferente al concepto general que se tiene de metal pero sigue siendo metal. Pero, como dije antes, debes tener la mente abierta. Si empiezas a ver el DVD con prejuicios no te gustará pero si apartas tu mente de ideas erróneas y lo ves con toda imparcialidad simplemente para disfrutar un concierto te encantará. Más bien quedarás con deseos de más.

Acá te dejamos un adelanto del DVD “We Come in Peace”:

Realizado por Edwin Martínez.




comments powered by Disqus