Lun. Dic 9th, 2019

Reseña: Vukari – Aevum (2019)

Reseña: Vukari – Aevum (2019)
Por: Marcos DC

Tracklist:
1.Abrasive Hallucinations (Reality Hemorrhaging)
2.Agnosia
3.Entire Worlds Encased in Ice
4.Curiosity and Obsession
5.Voidwalker
6.Disparity (The Great Works)
7.The True King Is Death
8.Vacating Existence (The Final Departure)

Tercer álbum de esta excelente banda de Black Metal oriunda de Chicago, formada hace seis años y editada por el sello alemán Vendetta Records. Se trata de un cuarteto integrado por Marek Cimochowicz (voz, guitarra y teclados), Jace Kiburz (guitarras), Spenser Morris (bajo y teclados) y Mike DeStefano (batería). Algunas de las posibles comparaciones para quienes no la conozcan serían Mgla, Uada, Wiegedood, Der Weg Einer Freiheit, Hegemone, incluso Downfall Of Gaia o Cult Of Luna.

El primer track, Abrasive Hallucinations (Reality Hemorrhaging) empieza el disco con una calma que va escalando hacia lo épico. Toda la obra, en efecto, alcanzará momentos de gran altura y climas majestuosos, con una instrumentación típica. Allí reside uno de los atractivos de esta banda de Black Metal, así como de aquellas con las que puede compararse. Las guitarras, el bajo, la batería, la voz, y los teclados minimalistas, no son innovadores en cuanto a los recursos que se despliegan dentro del género; es la composición la que eleva la música, la dirección a la que se dirige. Agnosia inicia a todo galope, siguiendo la leyenda sonora que nos venía cautivando desde el tema anterior. La batería suena bastante alta a lo largo de todo el trabajo: es una buena decisión de la mezcla. Los teclados se destacan en los momentos de calma.

Entire Worlds Encased In Ice tiene otro ímpetu: más crudeza, furia y hasta cierto groove.

Luego, Curiosity and Obsession, con reminiscencias muy marcadas de las nombradas influencias, a las que también puede asociarse la búsqueda de otros significados en las letras, trascendiendo lo típico en el género. Se trata de cuestiones más existencialistas, si se quiere.

Voidwalker empieza con pura percusión al frente. La voz se vuelve más gutural. Todo se torna más pesado, se enlentece. Disparity (The Great Works) explota la ira entramada con melodías brillantes.

Hablando de melodías, The True King Is Death tiene una de las más memorables del disco. La canción es más oscura y densa, la voz nuevamente cavernosa. Tiene cortes profundos, y las guitarras aparecen particularmente interesantes en su ejecución.

El potente inicio percusivo retorna en Vacating Existence (The Final Departure) que ofrece un excelente solo de guitarra y una melodía apesadumbrada, para luego dar lugar a un cierre sublime con teclados, en un álbum que sin dudas constituye una edición destacada de este año.

El arte de tapa a cargo de Dawid Figielek, merece una mención aparte: una pintura de colores cálidos que muestra la figura diminuta de un hombre ante la enormidad de un paisaje enigmático. Excelente elección para acompañar la música.