Lun. Dic 9th, 2019

Reseña: Sleep Token – Sundowning (2019)

Reseña: Sleep Token – Sundowning (2019)
Por: José Palavecino

Tracklist:

01. The Night Does Not Belong To God
02. The Offering
03. Levitate
04. Dark Signs
05. Higher
06. Take Aim
07. Give
08. Gods
09. Sugar
10. Say That You Will
11. Drag Me Under
12. Blood Sport


Sleep Token es una anomalía en el clima musical actual. Para empezar, su insistencia en el anonimato completo es notablemente refrescante en una época en la que parece que sabemos todo sobre nuestros músicos favoritos (o al menos, lo que comparten en las redes sociales). Además, su premisa de ser la facción musical de un culto que adora a una deidad traducida más o menos como «Sleep» es un nuevo concepto en el mundo de «bandas con disfraces como truco».

Ayuda que su aspecto sea más inquietante que decir, una banda como GWAR o Ghost. Por último, pero no menos importante, el elemento visual y el misterio están al servicio de la música: una combinación innovadora de electrónica conmovedora, pop de ensueño y metal progresivo estilo djent. Son una de las pocas bandas actuales «pesadas» que realmente no se preocupan por los límites musicales y lo logran con aplomo. Es difícil pensar en otra banda que combine elementos musicales de la misma manera.

Sundowning es un álbum que se ha lanzado secuencialmente cada quince días desde el 20 de abril hasta la fecha de lanzamiento este 21 de noviembre, que es un golpe de genialidad del marketing. Cada nuevo lanzamiento de pista viene con su propio conjunto de productos específicos de la canción y cada pieza lleva el símbolo misterioso relacionado con esa canción. La cantidad de trabajo que se ha invertido en este lanzamiento y su comercialización es loable e increíblemente efectiva. Por supuesto, el foco está en la música y todo esto sería en vano si el producto final fuera mediocre en el mejor de los casos. No hay tal preocupación aquí: Sundowning es un álbum increíblemente bien diseñado que toma la fórmula establecida de Sleep Token (en pocas palabras: pasajes maravillosamente melódicos y ambientales que se desarrollan para un riff tuneado) y no solo refina esta fórmula sino que también explora diferentes aspectos de su sonido.

La mayor sorpresa de este álbum es la variedad de los elementos más «metálicos» de su sonido. Las pistas como «Give», «Take Aim» y «Drag Me Under» renuncian a las guitarras pesadas y en su lugar utilizan ritmos electrónicos, sintetizadores, guitarra acústica, piano eléctrico y las voces inductoras de Vessel para crear un sonido emocionalmente catártico y majestuoso. Otras pistas como «Levitate» y «Blood Sport» usan las guitarras afinadas para crear una dinámica silenci, mientrosa/ruidosaas que «Higher» y «The Offering» son más típicas de Sleep Token al que nos hemos acostumbrado, alternando entre melódías, elementos y algunos riffs realmente pesados. La mayor sorpresa es Gods, que es el más pesado que hemos escuchado de la banda y demuestra que Vessel tiene un rango vocal más grande de lo que inicialmente pensabamos.

Las voces en este álbum nunca son menos que de primer nivel y utilizan crooning, falsetes, susurros y gritos ocasionales para aportar los elementos emocionales y catárticos a cada canción. Teniendo en cuenta el sonido muy electrónico de la mayoría de este álbum, las voces conmovedoras de Vessel mantienen el elemento humano presente en las doce pistas y es una voz que siempre es un placer escuchar. Líricamente, el álbum explora diferentes ángulos de lujuria, amor, violencia y espiritualidad y sugiere que muchos de estos conceptos están entrelazados. Incluso con las canciones más bellas, hay una corriente subterránea de oscuridad y misterio que es una gran parte del atractivo de esta banda.

La única crítica que puedo expresar sobre este álbum es que hay varias pistas aquí que dependen en gran medida de la fórmula establecida introducida inicialmente en sus dos primeros EP. Si bien suenan bien, no destacan como una canción como Higher que se mete con esta fórmula y ofrece un breakdown satisfactorio al final de la pista. El álbum termina con una nota más tenue en la que siento que un final más explosivo habría puesto los pelos de punta. Sin embargo, estos son pequeños gruñidos.

Sundowning es un ejemplo de lo que se puede hacer al casar elementos dispares y demuestra que los límites de género son solo imaginarios. Mezclar belleza y brutalidad es un tropo bien establecido en el mundo pesado, pero Sleep Token demuestra que hay formas nuevas y emocionantes de explorar esta dicotomía, especialmente cuando se crea sin problemas y con tanto corazón.