Sáb. Dic 7th, 2019

Reseña: Sarcasm – Esoteric Tales of the Unserene (2019)

Reseña: Sarcasm – Esoteric Tales of the Unserene (2019)
Por: Ivan Salvatore

Tracklist:

01. Vortex of the Vultures
02. Parochial Past Resonates
03. Flesh Was Carved Out from Seven Faces of God
04. Flawless Anomalies
05. Revolution of Consciousness
06. Realm of Shadowless Existence
07. Celestial Nights
08. The Great Calm Embraced

Para empezar esta review, voy a comentarles que no tenía ni idea de esta banda. Solamente decidí reseñarlo porque leí el nombre y me gustó, y además sé (por buscarla en mi amada metal-archives.com) que estuvieron juntos desde el ’90 al ’94 y sacaron 6 demos. Luego sacaron unas compilaciones (qué linda que es la guita) y volvieron en el 2015. Este, en teoría, sería su tercer disco de estudio.

Lo que nos muestran es un estilo bastante propio, que alterna riffs de black metal extremadamente melódicos, con riffs de death metal sueco tradicional y ciertos tintes de death melódico. No es un estilo que estoy acostumbrado a escuchar, y la mezcla me suena bastante rara, pero es muy efectiva. La banda a grandes rasgos me recuerda un montonazo a Dissection (sus primeros dos álbumes sobre todo), incluso la portada del álbum tiene un coloreado muy similar al de «Storm of the Light’s Bane». Los riffs (por lo general) son muy creativos, quizás lo más típico está presente en los temas más lentos del disco, pero incluso cuando son genéricos, no se sienten infernalmente repetidos o clichés.

Cuando la banda toca más lento es cuando los flashbacks a la antigua escena del death sueco (Entombed y Gorement por ejemplo) aparecen.

El álbum nos presenta dos temas a paso de tortuga, densos y largos, que es donde en mi opinión se debilita la solidez del disco. «Flesh Was Carved Out from Seven Faces of God» además de tener un título muy largo, es poco entusiasmante. Tiene una intro de guitarra limpia, y otra sección limpia que me recuerda bastante a Opeth. «Celestial Nights» tiene un riff que parece una banda de death/doom que quiere hacer black melódico. Dicho riff está acompañado por coros que le dan un poco de vida, pero no es suficiente. Este tema tiene una outro acústica con una orquestación simple, que hubiera sido genial si fuera un interludio. Es decir, me hubiera gustado que la canción no hubiese estado en el álbum, pero sí la outro de este tema como interludio. Ambos temas se sienten alargados sin razón alguna, pero tienen buenas ideas (por ejemplo, el riff con influencias del doom que mencioné).

«Revolution of Consciousness» arriva con una intro de piano, que es interrumpida por un ruido que parece salido de una película de terror. Luego de esos 35 segundos, arranca el blasteo y el tupa tupa. El primer riff es de los más destacados del álbum porque se siente muy elaborado. Esto ocurre ya que son como dos riffs en uno que se van alternando, algo así como una simbiosis de riffs.

La voz es muy similar a la de Markus Johnsson, guitarrista y vocalista de Eucharist, que queda muy bien para bandas de metal extremo más melódicas. Lo malo es que se siente muy débil, sobre todo en canciones como «Flesh…», donde la banda carece de potencia que pueda disimular la poca fuerza en la voz. El tono de guitarra es el ideal para despilfarrar melodías suecas. Hablando de los guitarristas en sí, no tengo idea de quién hará los solos, pero me recuerdan a la etapa Symbolic de Death, y es realmente algo muy destacable. El bajo es muy silencioso, y cuando se escucha sigue a las guitarras, así que no hay nada para comentar al respecto. La batería se siente demasiado digital, lo cual no me agrada nada. Irónicamente, por momentos la producción se siente muy poco pulida, como si fuese la de un demo.

Mi conclusión es que esta banda debería dedicarse a escribir canciones más rápidas, conseguirse otro vocalista que tenga una voz más poderosa, e intentar producir sus discos un poco más a la vieja escuela. Este disco tiene momentos excesivamente satisfactorios, y tienen el talento suficiente como para hacer valer su nombre en la escena metal extremo underground. No estaría bueno que desperdicien ese talento. Las canciones son un 7.5/10, pero la producción fea le baja un punto. De igual manera, lo recomiendo con entusiasmo, en especial a los 6 temas más rápidos del disco. Sobre todo si sos una groupie de Dissection.