Sáb. Dic 7th, 2019

Reseña: Paganizer – The Tower Of The Morbid (2019)

Reseña: Paganizer – The Tower Of The Morbid (2019)
Por: Marcos DC

Tracklist:
01. Flesh Tornado
02. Apocalypse Writings
03. Cannibal Remains
04. Drowning in Sand
05. Redemptionless
06. They Came to Die
07. Rot Spreads
08. Beneath the Gauze
09. The Tower of the Morbid
10. Purge the World
11. Demented Machines

El nuevo álbum de la gran banda sueca de Death Metal sueco –hay que decirlo, podría ser una banda sueca de otro estilo, pero a esta altura ya todos reconocemos como un subgénero al Death Metal sueco- es ni más, ni menos, que otra gran entrega de Death Metal sueco de la vieja escuela; y eso no es poco decir. Casi cuarenta minutos de esa sonoridad que busca el conocedor. Editado por el sello Trascending Obscurity, lanzaron cuatro videos con el arte de tapa animado.

El cuarteto formado por Rogga Johansson (voces y guitarra), Kjetil Lynghaug (guitarra), Martin Klasen (bajo) y Matthias Fiebig (batería), cumple con las expectativas de los adoradores de esta mortal música escandinava. Precisamente eso: cumple. La discografía de la banda es pareja y encontrar su Opus Magnum no deja de ser una empresa subjetiva.

Voz cavernosa, guitarras con esa distorsión bien grave tan característica y una base rítmica a martillazos. Ya sabemos, todo lo que viene de Entombed, Grave, Dismember, Merciless, Unleashed, entre otros.

Flesh Tornado es un comienzo afilado, directo. Apocalypse Writings arranca rápido, contundente, desplegando con precisión los recursos que se usarán una y otra vez en cada tema. Nadie espera nada disruptivo ni innovador si le gusta el sonido de la vieja escuela.  Cannibal Remains tiene un riff pegadizo que se impone desde el principio. Drowning in Sand ofrece una atractiva melodía.

Redemptionless comienza con un ritmo más lento que luego se acelera para dar paso a un riff ganchero que invita al headbanging. A decir verdad, la cabeza se puede sacudir en todos los temas, del principio al final del disco.

En They Came to Die se vuelven más prominentes las melodías. La furia sueca continua al galope en Rot Spreads.

Beneath the Gauze tiene riffs con evidentes reminiscencias de otras bandas afines. The Tower of the Morbid, tema con el nombre del álbum, es de los más densos, pero sin perder el hilo de ese cierto groove que atraviesa todo el trabajo.

Purge the World también ofrece machaques de esos que son para sacudirse, y todo termina con Demented Machines, un cierre a la altura de todo el camino recorrido.

El artwork a cargo de Dan Seagrave (también hizo el de Suffocation) es bastante llamativo sin salir de lo habitual en el género. En fin, se trata de un gran disco para los amantes del estilo.