Mié. Dic 11th, 2019

Reseña de «Batismo da Dor», nuevo album de los brasileños TORMENTA

REVIEW CD:  TORMENTA – «Batismo da Dor»  (8.5 / 10)

Brasil no es solo un hermoso país con playas paradisíacas, selva y grandes jugadores de fútbol. En Brasil nació Sepultura, quienes fueron los encargados de poner al continente entero en el mapa del metal mundial. También sabemos que es la cuna de excelentes bandas que han tenido un fuerte impacto en Europa, EE.UU y distintos puntos del globo. Y que su escena local es una de las más prominentes del continente. Eso se debe a varios detalles que seguramente un sociólogo o un antropólogo pueda definir mejor que este servidor.

Pero si puedo compartir algo que aprendí de bandas como Tormenta y es que la porfía, la insitencia  y la reincidencia que tiene el metal en su ADN, es uno de los principales motivos que siempre mantendran vivo a este género. Un gran ejemplo de esto es Tormenta.

Nativos de Ribeirão Preto (São Paulo). Desde 1998 pisan la escena con algunos períodos de inactividad y hasta el pasado año contaban con solo un EP “Storm”. Tras varios cambios de formación fue en el 2017 justo antes de meterse al estudio a grabar el disco que compartiremos en esta reseña, que hacen el último cambio que logra cerrar una formación sólida y con mucha riqueza musical.

“Batismo da Dor” es el primer álbum de Tormenta. Thrash, heavy, tintes death, arreglos con teclados y melodías de esas que quedamos silbando durante un dia o dos. Es un disco de sonido rabioso y composiciones que respetan el espacio, para que cada instrumento se luzca en el momento correcto. Cargado de riffs, arreglos y cambios de ritmo pero sin abusar de los recursos del estilo. Es un trabajo fresco, sólido, pesado, que no pierde nunca la crudeza del thrash de los 80’s.

Cumulonimbus es la encargada de dar el puntapié inicial. Ya en este punto advertimos que hay un gran trabajo de guitarras, a cargo de Rogener Pavinski y Flávio Santana. Melódica y de estructura pesada. Perfecta para dar paso a la canción que da nombre al disco. Batismo da Dor, es thrash, a lo vieja escuela, con bronca, con filo. Y desde la primera palabra que gruñe Pavinski nos revelan una declaración de principios: Sus letras son en su idioma nativo. Y están perfectamente acopladas a la música.

El último cambio de integrantes trajo consigo un ingrediente clave al sonido de la banda. Luis Fregonezi, es el responsable de llevar el ritmo y el tiempo de Tormenta.

Siguen los bombazos a todo lo que da con Escravo da Ilusão, Reféns do Medo y Em Nome de Deus donde también se percibe un aire hardcore. Dono da Verdade deja claro que Fernando Henriques cumple un papel vital con su bajo, empastastando, dándole cuerpo y contundencia a todas las canciones. El séptimo track hace un quiebre en el sonido del disco, Antaŭŝtorm’ es el nombre de este instrumental que baja las revoluciones y explora otros matices entre guitarras acústicas muy bien arregladas y un excelente trabajo de las bases.

Vuelve la distorsión y la velocidad con A Noite Espessa, donde encontramos uno de los solos más pegadizos del album. Perseverança es épica, dinámica y muestra una vez más la capacidad de cada integrante con su instrumento. Culmina el disco con una excelente versión, oscura y solemne, de Mal necessário de Ney Matogrosso, escrita por Mauro Kwitko.

“Batismo da Dor” es un álbum con personalidad, con rabia, que se permite explorar dentro del género y nos deja con la intriga de que rumbo tomará el siguiente trabajo de Tormenta. Es también el reflejo de un grupo que sigue insistiendo, contra viento y marea y que seguirá haciéndolo, porque “a tormenta chegará”.

Reseña realizada por Gastón Simone.