jue. Oct 17th, 2019

Reseña: Chelsea Wolfe – Birth of Violence (2019)

Reseña: Chelsea Wolfe – Birth of Violence (2019)
Por: Marcos DC

Tracklist:
01. Mother Road
02. American Darkness
03. Birth of Violence
04. Deranged for Rock & Roll
05. Be All Things
06. Erde
07. When Anger Turns to Honey
08. Dirt Universe
09. Little Grave
10. Preface to a Dream Play
11. Highway
12. The Storm

Décimo trabajo (incluyendo un disco en vivo) de esta artista californiana de Gothic Rock, Doom Metal y Folk, géneros entre los que va y viene, incorporando elementos de electrónica, siempre con una oscuridad a su alrededor que la vuelven a ella y a su música, creaciones misteriosas.

El álbum se aleja mucho de la potencia de sus obras anteriores Hiss Spun (2017) y ni hablar de Abyss (2015).

Mother Road abre el disco, despacio, con una percusión de esas que anuncian la marcha de algo que se aproxima, y teclados fugaces con esta sutil estridencia que ya es un recurso conocido de esta artista. American Darkness, corte de difusión, es un tema delicado y minimalista, con una atmósfera somnífera que invoca lo onírico, tal como la estética de su video oficial, quizás jugando con la idea de ese tan mentado sueño americano. Birth of Violence acentúa aún más dicho clima.

Deranged for Rock & Roll, otro corte con video oficial, sigue de alguna manera la misma línea poética, tanto musical como visualmente, que el tema anterior.

Be All Things, también corte de difusión, tiene un video más ligado a paisajes naturales, y nos presenta la voz acompañada de una sutil guitarra, con un teclado y cuerdas etéreos, tal como Erde, ambos sin percusión.

When Anger Turns to Honey comienza con los aullidos misteriosos de una voz distante que pronto se convierten en canto acompañado por acordes de guitarra electroacústica.

La percusión retorna ínfima en Dirt Universe, que sigue con la cadencia hipnótica de sus predecesores.

Little Grave ya nos da la pauta de que el álbum podría, en efecto, prescindir de la percusión, y dejando de lado el complemento instrumental de los teclados, especialmente, bien podría ser tocado en vivo por ella con su guitarra y nada más. Un sonido de piano y la misma voz melancólica dan inicio a Preface to a Dream Play y ya vamos abandonando la expectativa de algún ascenso brusco en el páramo sonoro que estamos recorriendo; más aún, casi anticipamos el final. Birth of Violence confirma lo bien que hicimos en abandonar tal expectativa, y The Storm, es en efecto, ni más ni menos que la grabación del sonido de una tormenta.

Se trata de un trabajo eminentemente acústico, calmo, depresivo quizás, que va a gustarle a quienes ya conozcan el universo construido por esta mujer, aunque no tanto si disfrutan de sus momentos más pesados o “metaleros”.