Gran celebración de los 20 años del disco Scenes From A Memory en Chile.

Domingo distinto en Santiago de Chile.  Los habituales visitantes del Parque O’higgins, en su mayoría familias, notaron una presencia poco usual de personas vestidas con poleras negras que desde tempranas horas comenzaron a llegar a las inmediaciones del Movistar Arena ; lo que ellos probablemente no sabían, es que en algunas horas más tendría lugar uno de los shows más esperados para los fanáticos del  rock/metal progresivo.

Dream Theater, con motivo de su gira ‘’The Distance Over Time’ Tour’’, aterrizaba por séptima vez en tierras Chilenas, trayendo consigo  la celebración de los 20 años de su emblemático disco ‘’Scenes From A Memory’’ el cual ha sido  premiado por la critica como uno de los mas importantes de rock progresivo de todos los tiempos .

Las expectativas para este show sin duda eran muy altas, no era solo la oportunidad de ver a los talentosos músicos en escena sino que el hecho de poder presenciar de forma integra la interpretación del disco que los llevo a los mas alto de su carrera.

Cerca de las 20 horas, las localidades del recinto ya encontraban en un 90% de su capacidad, fuera del coliseo aun habían algunos fans que, apremiados por la hora esperaban impacientes en la fila para poder hacer ingreso.

Acto I

Finalmente a las 20:15 (15 minutos mas tarde de lo planeado) se apagaron las luces del Movistar Arena, la intro grabada nos abrió el telón a lo que seria una noche inolvidable, llena de emociones y por sobre todo energética. Tras la entrada de los integrantes al escenario  ‘Untethered Angel’  perteneciente a su más reciente trabajo fue la elegida para abrir los fuegos, en un segundo el ruido ensordecedor de los cerca de 15 mil fanáticos  se hizo sentir en cada rincón del Movistar Arena que con gran  entusiasmo acompañaron a la banda durante toda la canción. El sonido de tormenta  daba el indicio del siguiente tema: ‘A Nightmare To Remember’ de su disco Black Clouds And Silver Linings (último disco con Portnoy en la batería) mantuvo la euforia del publico que en todo momento salto, grito y coreó cada nota del tema. Sin embargo quedo al debe la parte final donde Mike con fuerza  cantaba los versos ‘’Day after day and night after night …’’ los cuales fueron reemplazados por una débil melodía por parte de Labrie.

Unos breves agradecimientos por parte de James Labrie ,en el cual recordó su visita a nuestro país hace ya 14 años, dieron un momento de descanso antes de los siguientes temas : ‘Fall Into The Light’ y ‘Barstool Warrrior’ también de su ultimo disco, fueron los elegidos para seguir deleitando a los asistentes que a pesar de no mostrar gran euforia si mostraron su respeto y apoyo a la banda con calurosos aplausos.

‘In The Presence Of The Enemies Pt1.’ dio paso a  que nuevamente se encendiera el Movistar Arena, a pesar de los problemas de audio o quizás volumen excesivo en FOH que hacía a ratos difícil definir bien las partes en donde teclado y guitarra llevan una melodía unísonos, el publico mantuvo su euforia hasta el final del tema.

Transcurriendo casi una hora de show ‘Pale Blue Dot’ fue el encargado del cierre de telón para este primer acto el cual estuvo marcado por la euforia del público pero también por algunas deficiencias en el sonido que afortunadamente fueron subsanadas en el acto siguiente.

21.10 se encienden las luces del recinto dando paso a un receso de 20 minutos en el cual muchos aprovecharon de buscar una mejor ubicación para disfrutar lo que seria el plato fuerte de la noche . Como ya se ha hecho tradición en los shows en nuestro país y a propósito del contexto social que se vive en estos días, se escucharon cánticos de protesta como ‘’el que no salta es paco’’ aludiendo a la policía chilena que ha actuado con extrema violencia en la represión contra el pueblo que se ha manifestado por demandas sociales, también cánticos contra el presidente y otros personajes de farándula chilena que prefiero no mencionar en este comentario.

Acto II.

Finalmente, después de 20 minutos de receso se volvieron a apagar las luces del Movistar Arena, nuevamente la energía del publico se hizo sentir y con justa razón, es que estábamos a punto de presenciar un espectáculo el cual llevábamos esperando 20 años!

21:30 las pantallas proyectaron un vídeo en tonos sepia en donde presentaban los personajes que tendrían lugar en la historia al más puro estilo de las películas antiguas, al culminar, el sonido del reloj y la voz del hipnotizador ‘The Sleeper’ invitando a Nicholas a entrar en un estado de relajación en cual podría conocer parte de su pasado. La cuenta regresiva comienza ‘’ten…nine…eight’’ por supuesto el publico acompañó cada palabra del hipnotizador. John Petrucci ya en el escenario comienza a ejecutar los primeros acordes en su guitarra electroacústica dando paso a los primeros versos en donde Labrie personifica a Nicholas. La emoción del publico se hizo sentir en cada trozo de la canción y con gran energía se pudo escuchar en todo el Movistar Arena: ‘’Hello Victoria so glad to see you my friend’’.

El ruido ensordecedor del publico nuevamente se hizo sentir, ‘Overture 1928’ a pesar de ser un tema instrumental, fue acompañado con cánticos por parte de la audiencia desembocando en ‘Strange Deja Vu’ en donde la euforia del publico fue total; en lo personal, nunca había sentido tanta energía en un show de  Dream Theater, esto claramente se contrapone al prejuicio de muchos que afirman que los show de esta banda son aburridos. Entre saltos, gritos y empujones se pudo apreciar la maestría se lo músicos en una impecable ejecución, por otra parte el feedback con la audiencia se mantuvo en todo momento durante el tema. A continuación un pequeño quiebre en la potencia del show para entregarnos la melódica y bella ‘Through Her Eyes’ canción en que el protagonista descubre su pasado ligado a Victoria y lo describe como ‘’ ..an endless thread impossible to break’’, ‘Fatal Tragedy’ nuevamente trae la euforia al Movistar Arena el publico con gran energía canta cada verso de esta hermosa canción en la cual el hipnotizador nos recuerda: «remember that death is not end but only a trasition».

Un rápido cambio de guitarra para el siguiente tema: ‘Beyond This Life’ que trajo consigo una explosión de euforia en cancha al oír los titulares de una noticia que da cuenta de un asesinato en Echo’s hill, una joven mujer es asesinada y el asesino aparentemente se suicida tras perpetrar el hecho.  El calor y los pequeños  circle pit que se formaron (cosa poco usual en conciertos de este tipo) no fueron impedimento para que los asistentes pudiesen disfrutar al máximo cada nota del tema y con fuerza cantar «all that we’ve learn this time…is carried Beyond this life». La hermosa balada ‘Trough Her Eyes’ vino a dar  un toque de emotividad a la noche; por otra parte pudimos ser testigos de una impecable ejecución de los músicos cargada de sentimiento y virtuosismo. Al finalizar, James Labrie se da un pequeño espacio para agradecer a la audiencia y a la vez pedir disculpas por su performance vocal ya que se encontraba enfermo, a pesar de lo anterior, su desplante fue mas que aceptable, tomando en consideración lo desgastada de su voz con el pasar del tiempo .

Luces en Off dan paso a ‘Home’ con una magnifica introducción que nos sitúa en una atmósfera del medio oriente dada las características musicales del tema el cual arranca con fuerza trayendo consigo nuevamente una fuerte respuesta por parte del público. La música y letra dan cuenta de la tragedia que se vive, Victoria aburrida los excesos de Julian, su pareja, decide abandonarlo y busca consuelo en los brazos del propio hermano, Edward, el cual, a pesar de sentir una inmensa culpa aprovecha el momento de debilidad de Victoria para seducirla y así se concreta la infidelidad de Victoria y su cuñado. La melódica describe perfectamente el drama de los personajes, Petrucci y Rudess lucen  con gran talento sus habilidades musicales en los interludios y solos, Rudess por su parte aprovecha todo tipo de adelantos tecnológicos para utilizarlos en su puesta en escena y así enriquecer su performance como tecladista que lo llevo varias veces a pasearse por el escenario junto a su keyboard.

‘The Dance Of Eternity’ fue el momento ideal para poder disfrutar de la maestría y talento de los músicos, a pesar de ser un tema instrumental el público acompañó cantando algunas de las complejas líneas melódicas, las cuales fueron ejecutadas casi a perfección por Petrucci, Myung, Mangini  y Rudess.

El  momento más emotivo de la noche vino probablemente con ‘One Last Time’ y ‘The Spirit Carries On’  estas hermosas baladas fueron cantadas en gran parte por el publico, dando un descanso en algunos momentos  a la agotada voz de Labrie para ese entonces. La emoción de los asistentes de hacia sentir en cada instante, las sonrisas, las lagrimas que caían por las mejillas de muchos (me incluyo) dieron cuenta de la conexión del publico con la banda y con este hermoso y emblemático disco.

El final de esta magnifica obra maestra vino de la mano de ‘Finally Free’ en donde Nicholas es invitado por el hipnotizador a abrir sus ojos. El protagonista logra revelar la verdad de los hechos ocurridos entre Victoria, Julian y su hermano Edward con un trágico desenlace.  A esas altura el feedback entre la banda y el público daban cuenta de una conexión innegable. Petrucci, en su rol de líder, nos deleita con el ultimo solo de esta bella obra y el público, a coro versa la parte final de la canción «we’ll meet again my friend… someday son…»

La verdad es que el final podría haber sido mucho más apoteósico de no ser por la accidentada ejecución final de Mike Mangini; convengamos en que, a pesar de ser un tremendo baterista, nunca logro replicar siquiera un poco los fill finales que su antecesor Mike Portnoy creo para este tema.

Los músicos se despiden del publico y salen del escenario dando lugar a un vídeo que fue proyectado en las pantallas  en el cual se puede apreciar el audio final del disco acompañado por algunas imágenes (tal como en «Live Scenes From New York») en donde Nicholas vuelve a su hogar enciende su televisor, se sirve un vaso de licor, y enciende el fonógrafo pero todo se quiebra repentinamente cuando el Hipnotizador irrumpe y lo increpa a abrir los ojos por ultima vez. El sonido de la estática del fonógrafo es la parte final del disco la cual que fue acompañado por un ‘The End’ en las pantallas. Sin duda era el final de un show que habíamos esperado por tantos años, o al menos eso creíamos, ya que sorpresivamente los músicos nuevamente aparecen en escena y sorprenden con ‘At Wit’s End’ canción elegida como telón final para tan magnifico show. A mi parecer este ultimo fue un tanto innecesario  ya que apagó un poco el animo del publico que tuvo una respuesta más bien fría  con este ultimo tema.

Tras culminar la canción vino el irremediable final para un show que cumplió totalmente con las expectativas, a pesar de las falencias en audio, las limitaciones de la voz de Labrie y la ausencia de Portnoy  logro generar una atmósfera emotiva, intima y cargada de emociones y energía. Por su parte la banda demostró total profesionalismo en su desplante y ejecución musical  dando cuenta así que ‘Scenes From A Memory’ es sin duda el trabajo más importante de la banda y cuya puesta en escena  fue esperada por muchos por casi 20 años.

Deuda saldada, quien sabe si en algún futuro no muy lejano podamos disfrutar de este show ejecutado por su formación original con Mike Portnoy como líder y baterista…

Texto: Oscar Flores Orellana
Fotografía: Carlos Muller (Lotus Producciones)