Sabemos que son tiempos difíciles, y a pesar de que días antes del evento cancelaron muchas bandas como Megadeth, King Diamond, Death Angel, DevilDriver, Hoobastank, Black Flag, Bloodbath, Sum 41, Heaven Shall burn y Cypress Hill (Todo esto debido a un tema mundial que ya todos sabemos), el festival de metal más grande de México siguió en pie y fue un éxito.

El día sábado a mediodía ya empezaron a dar acceso al público que desde tempranas horas estaban haciendo fila para ver a sus bandas favoritas. La organización estuvo consciente del tema del coronavirus por lo que permitían pasar todo tipo de desinfectante, barbijos y alcohol en gel (algo que generalmente no está permitido en festivales).

Pasando la entrada principal nos encontramos con muchas barras de alcohol así como puestos de comidas y baños por todo el predio. Nos encontramos con el  “Tianguis Cultural del Chopo”, un famoso bazar que se encuentra los sábados en Ciudad de México donde se pueden encontrar todo tipo de mercancía de bandas.

El primer escenario a la vista fue el “Alternative Stage” donde brillarían bandas como Asesino, Apolo 7, Deluxe, Allison, Fractal Dimension, Anna Fiori, Ace Kool y High Rate Extincion. Ambos días el escenario secundario fue muy concurrido por el público.

CHOPO

Avanzando en el predio ya de lejos se podían apreciar los escenarios gemelos “Hell” y “Heaven” donde Deep Purple y Manowar estarían dando el cierre al día sábado, mientras que Soulfly y Jinjer serían los encargados de dar el cierre final al festival el domingo.

Estos escenarios contaban con zona VIP donde tendrían baños más cómodos y lujosos que la zona general, un lugar bajo techo con mesas y sillas para disfrutar las bandas a gusto y un área donde se encontraba un sector exclusivo de 70000 Tons of Metal, el famoso crucero del metal donde habían dos jacuzzis con vista al escenario.

El primer día se destacó mucho la presentación de los canadienses Deaddly Apple (quienes serían convocados para volver a tocar el día domingo), esto gracias a la actitud y performance de su cantante Alex Martel quien bajaría del escenario a cantar en medio del público al final del setlist.

Max & Igor Return To Roots sin dudas fueron de los más aclamados por los presentes. Los hermanos MaxIgor Cavalera fueron los encargados de formar Sepultura en el año 1984, después dejarían cada uno la banda (en 1997 y en 2006) y volverían a reunirse años después. Actualmente se encuentran tocando juntos haciendo un set completamente de la «S».

Una de las bandas más esperadas y con más intriga era Static-X, esto debido a que la banda volvió a las pistas hace poco más de un año con un nuevo cantante llamado Xer0 quien reemplazaría al difunto Wayne Static. Su presentación fue de gran aceptación al momento de empezar con «Bleed for Days» y terminar con su clásico «Push It».

Seguiría el turno de Amon Amarth (para muchos fueron la mejor presentación de todo el festival), quienes darían el show con más pirotecnia en el escenario acompañado de estatuas y banderas de mitología vikinga. «The Pursuit of Vikings»  fue la canción que daría inicio al «headbanger» de los presentes.

Uno de los artistas que más problemas tuvo en sonido (por no decir el único) fue Phil Anselmo & The Illegals quien comenzando el show tendría fallas en la guitarra y en la voz, algo que causo un retraso luego de su primer canción. Para bien de todos, el show continuó a pesar de las fallas, pero nada de eso importaría mucho a la hora de escuchar el clásico «Walk» donde la mayoría de los metaleros corearían durante toda la canción.

A su vez, Allison estaba tocando en el  «Alternative Stage» al mismo tiempo que sonaban canciones de Pantera en el escenario principal. La banda mexicana de pop punk y rock alternativo supo ganarse gran parte del público metalero agradeciendo poder ser parte de un festival de ese género, algo que ellos nunca se imaginaron hacer en años de carrera.

Los veteranos de Deep Purple demostrarían por qué son dignos de ser un verdadero headliner en un festival de esta magnitud. La calidad de sonido supero cualquier expectativa, la ejecución de los músicos, la voz característica de Ian Gillan y la sorpresa de tener a un invitado muy especial en los teclado: Jordan Rudess de Dream Theater. Para este entonces el predio ya contaba con unas 40 mil personas que pudieron apreciar clásicos de la banda como «Highway Star»«Smoke On The Water».

Luego de un retraso de aproximadamente 30 minutos, Manowar estaría tocando por primera vez en tierras aztecas, quienes ademas estarían filmando un dvd ese mismo día filmado en 4K. Debut y despedida ya que dijeron que sería su primera y última presentación en México. Aunque la banda contaba con una gran producción escénica y buen sonido, mucha gente comenzó a irse antes de terminar el show, debido al horario, debido al frío, al cansancio, e incluso se escucho decir que la presentación de Deep Purple opacaría cualquier cosa que viniese después.

El día domingo fue el día menos concurrido por el público y se noto bastante, quizás por la cancelación de bandas, quizás por miedo a contraer COVID-19, quizás por la lluvia, no sabemos, lo que si podemos afirmar es que las bandas presentes ese día dejaron todo en el escenario.

La banda Fractal Dimension del famoso youtuber Eddie Warboy, junto con la cantante Anna Fiori y los colombianos de High Rate Extintion serían los artistas que más se destacarían del escenario secundario, tal es así que fueron los que mejor respuesta tuvieron de parte del público presente.

La banda revelación del escenario principal sería Incite, liderada por Richie Cavalera, hijo del gran Max Cavalera, una banda de groove metal proveniente de Phoenix. Desde sus primeros riff se veían cabezas arriba y abajo, y exploto cuando invitaron a don Max a cantar una canción con ellos.

Estamos en una época donde las mujeres han ganado gran terreno en la escena mundial y Nervosa demostró que pueden partir la tierra tocando trash metal desde un escenario principal. La banda de Sao Paulo integrada por puras mujeres fue de las más destacadas por su calidad de sonido y ejecución.

El icono del metal Max Cavalera se presento también el segundo día de festival, esta vez con Soulfly, proyecto que formo luego de su salida de Sepultura. Como era de esperarse, Max sabe cómo animar al publico, tiene ese carisma que todo frontman debe tener. Fueron los encargados de cerrar el escenario «Heaven» con clásicos como Back To The Primitive, Seek N Destroy y Prophecy. 

Finalmente y para dar cierre al Hell And Heavenn 2020 llegarían los ucranianos de Jinjer quienes tendrían la enorme tarea de ser headliner principal debido a la cancelación de Cypress Hill.

Déjenme decirles que la banda pudo cumplir con ese rol sin problema, esto gracias a la potente voz de su cantante Tatiana Shmaylyuk y la calidad de músicos del resto de la banda. Si bien el público fue menor al cierre del día anterior, esto no desmotivo ni a los presentes ni a la banda que supo dar un buen show digno de una banda de ese nivel. Si meses atrás se nombraba que iban a ser cabeza de festival posiblemente muchos hubiesen pensado que ese lugar les iba a quedar chico. Que bueno que no fue así.

La sede del Foro Pegaso en Toluca es algo incomoda para llegar, pero podemos decir sin duda que el festival salio muy bien en términos generales. Teniendo en cuenta el momento que estaba atravesando el mundo y la cancelación de bandas, el festival se hizo,  la producción pudo mantenerse al margen y prometer una nueva edición en 2021 en la cual esperemos estar presentes.

Producción: Live Talent
Prensa: Chatarrita Producciones
FotosSinuhe Antonio Grimaldo